Breve manual de redes sociales para Pymes

Foto: Reuters.

No todos los negocios necesitan todas las redes ni todas las redes sirven para todos los negocios. Lo que sí es cierto es que son una herramienta que puede convertirse en el mejor aliado de la compañía.

 

Por Meghan Casserly

 

Cuando el autor y experto en Pymes, Steve Strauss, fue comisionado para escribir la tercera edición del éxito de ventas Small Business Bible, su editor le preguntó si había cambiado lo suficiente el mundo de los negocios desde que la segunda edición debutó en 2009 como para justificar una nueva entrega.

¿Una respuesta corta? Diablos, sí. “La única red social que existía cuando escribí la última entrega era Myspace”, rió durante su visita a Forbes la semana pasada para discutir la publicación y un nuevo estudio que revela nuevos datos sobre las formas en que las pequeñas empresas deben (y en muchos casos no lo hacen) utilizan las redes sociales en sus esfuerzos de marketing.

“Sin duda, el mayor error que las pequeñas empresas están haciendo en las redes sociales es no usar las redes sociales”, dice, señalando una estadística del reciente estudio elaborado por STAPLES que encontró que mientras la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas quieren usar redes sociales (de hecho, los pequeños empresarios dicen que les gustaría más acumular más “amigos” en Facebook que un comercial durante el Super Bowl) y saben que deberían estar usándolas, más de una cuarta parte no ha considerado cómo puede ayudar a su negocio y un número igual se considera nuevo en la materia.

Citando a Seth Godin, “¿Cómo se puede desperdiciar un día sin tomar ventaja de uno de los grandes cambios de nuestra generación”, escribe Strauss en su libro sobre lo imperativo que resulta para los propietarios de pequeñas empresas abrazar las redes sociales. Para tal efecto, compartió con Forbes tres consejos claros para que las redes sociales tengan sentido para todas las pequeñas empresas.

Puedes leerlos, o podrías seguir el ejemplo del propio Strauss. Para sus propias promociones como propietario de una pequeña empresa (es también presidente de TheSelfEmployed.com), evitó darle rodeos al tema. “Contraté a un millennial”, dice. Los jóvenes que comen, duermen y respiran redes sociales pueden no entender la visión de tu negocio, pero te pueden ahorrar días, semanas o meses que podría tomar adoptar la tecnología. Puedes enseñarles sobre la venta de seguros en su tiempo libre.

Sin embargo, en la encuesta de STAPLES, el 85% de los propietarios de pequeñas empresas que usan redes sociales dice ser el administrador principal de sus cuentas, lo que parece indicar que la mayoría de los empresarios emprendedores lo están haciendo ellos mismos. Dado que cada centavo cuenta, sigue leyendo.

Dale tu amor sólo a una

Strauss dice que la mejor apuesta que un pequeño empresario puede hacer es elegir una única red social (para nuestros propósitos, vamos a ir a LinkedIn, Facebook, Twitter y Pinterest) y dominarla. No quieras abarcar demasiado a través de muchas, aconseja, también se corre el riesgo de sobrecargarse a sí mismo o a los miembros del equipo con las tareas y el dominio de las nuevas tecnologías. “Elije una”, dice. “Pero hay que tener en cuenta que [la mejor para tu empresa] podría no ser tu favorita o con la que te sientas más cómodo personalmente.”

LinkedIn, aconseja, puede ser ideal para la búsqueda de propietarios de negocios con ideas afines que puedan ayudarte a resolver problemas. “Encontrarás una gran cantidad de intereses comunes en LinkedIn”, dice Strauss. “Muchos propietarios de pequeñas empresas pasan por situaciones similares y pueden beneficiarse hablando el uno al otro aquí.”

Él dice que Twitter es una buena primera opción para empresas de servicios profesionales. “Para los profesionales que buscan establecerse como expertos y líderes de opinión es el lugar en donde deben estar, mientras que Facebook definitivamente funciona mejor para los sectores comerciales y de servicios”, dice, sobre todo si tu empresa hace promociones. “Pon la palabra gratis en un post y verás qué pasa”, Strauss ríe otra vez. ¿Pinterest? “Para los segmentos de bienes de consumo femeninos hay más participación que en ninguna otra.”

Establece metas realistas

¿Dices que has intentado vender seguros a través de Twitter, pero te diste por vencido después de semanas sin retorno de inversión? No estás solo. Es fácil terminar desanimado o frustrado con la tecnología cuando parece no estar funcionando. Pero de acuerdo con Strauss, la mayoría de propietarios de pequeñas empresas hacen un flaco favor a sí mismos de dos formas. Una de ellos, mediante el establecimiento de objetivos poco realistas (es decir, “voy a unirme a Twitter y ver cómo mis ventas se disparan”), la otra es mediante la búsqueda de un retorno de la inversión en las redes sociales con demasiada rapidez.

¿Cuánto tiempo es demasiado poco? Strauss dice que seis meses es un plazo realista para probar si una campaña de marketing en medios sociales está funcionando para tu negocio. “Recuerda que estás buscando el éxito a largo plazo”, dice. La construcción de una reputación y una comunidad en torno a una marca en Internet lleva tiempo.

En cuanto a los objetivos, dice que mientas más específico seas contigo mismo, mejor. En lugar de “construir una comunidad de clientes leales”, prueba con “Quiero añadir 100 fans en Facebook cada mes y mantenerlos comprometidos”. En lugar de “vender un millón de pastelitos a través de Twitter”, intenta “enviar 10 mensajes al día para los fans de las magdalenas en Twitter y buscar hacer 5 followers diarios”.

La Regla 80-20

La regla 80-20 es comúnmente citada como una de las reglas más importantes para el uso de las redes sociales, pero también una de las más rotas. Pasamos demasiado tiempo enviando mensajes sobre nosotros mismos, nuestras marcas y nuestro contenido que nos quedamos absortos en nosotros mismos sin darnos cuenta de las necesidades de nuestro público y nuestros clientes. Para los propietarios de pequeñas empresas, esto es fundamental, dice Strauss.

“El 80% del contenido que se distribuye a través de las redes sociales debería ser acerca de tus clientes”, recomienda. Lo que les interesa, cuáles son sus necesidades y nuevas soluciones para sus problemas. “Sólo el 20% debe ser sobre ti y tu negocio.”

Lo que contraproducente es en realidad positivo, de acuerdo con otro aforismo de las redes sociales: la escucha es fundamental. No se puede conectar con nuevos clientes en línea o fuera hasta que conozcas sus necesidades. ¿Aplica la regla 80-20 a escuchar?, pregunto a Strauss. “Claro”, dice. “¿Cómo se puede vender algo a alguien no sabes lo que están dispuestos a comprar?”