Lo que propongo es que notes el común denominador del éxito: el optimismo. Si logras tener un anclaje positivo, sea éste un balón, un pequeño ritual o un halo celeste, ¡tómalo!

 

¿Tienes libertad financiera? ¿La suficiente para no ser un empleado refunfuñón o empezar un negocio que te haga feliz? Si quieres tenerla debes admitir que la suerte tiene su parte en que lo puedas lograr. Cada quien busca la suerte como puede: unos la encuentran en augurios en el cielo, otros en pequeñas supersticiones, algunos más simplemente en el optimismo.

Hace no mucho tiempo fui despedido de una empresa junto con un grupo grande de personas; víctimas de un mal momento económico. Fuimos “sacrificados” cual vikingos en la serie Vikings (perdón por repetir tanto la palabra vikingos, pero es que me encanta la serie). ¿Mala suerte? ¡Todo lo contrario! Antes de que esto sucediera, yo había advertido a mis familiares y amigos más cercanos que renunciaría en 6 meses más. Mi vaticinio lo obtuve en una meditación; incluso es parte de un libro que escribí antes de que sucediera. A un mes de cumplirse mi plazo y antes de renunciar, me corrieron. ¡Fue una bendición! Me liquidaron al 100% y obtuve la libertad financiera que tanto soñaba, al menos la suficiente para dedicarme a lo que me gusta. (Mis entonces jefes no saben esto. Cuando lo lean tal vez quieran morirse del coraje por haber gastado tanto dinero; pudo salirles gratis.)

PUBLICIDAD

 

Bendita suerte

Constantino viendo un halo en el cielo antes de la batalla del Puente Milvio. “Con este signo vencerás.”

Constantino viendo un halo en el cielo antes de la batalla del Puente Milvio. “Con este signo vencerás.”

“Dadme generales con suerte”, decía Napoleón. Alejandro Magno visitó un oráculo para que le confirmara su gran designio divino. Constantino vio en el cielo algo parecido al halo visto en la Ciudad de México, con una cruz y la señal de que ganaría: “Con este signo vencerás” (se volvió cristiano, y con él, medio mundo). Muchos saben que, en un principio, Hitler fue asesorado por astrólogos; lo curioso, y que pocos saben, es que su contraparte, Franklin Roosevelt, también.

Uno de mis ídolos, Abraham Lincoln, soñó situaciones (un doble o doppelgänger) que lo previnieron de lo que iba a suceder, aunque he de reconocer que no le fue tan útil al final.

Messi saliendo al último.

Messi saliendo al último.

“Oye, Alejandro, ésos son ejemplos muy viejos, la gente ya no es así.”

OK, OK. Piensa en alguno de tus ídolos en tiempos modernos y te demostraré que creen en situaciones que pueden mejorar su suerte.

¿Un héroe deportivo? ¿Prefieres a Messi, Ronaldo o Beckham? Messi, invariablemente, sale al último del túnel de vestuario. Ronaldo tiene su propia “cábala”, que es salir al último (al igual que Messi), tomar el balón con las dos manos, dar tres pasos para atrás, abrir las piernas y dar un largo respiro mientras mira fijamente el esférico. Beckham acomoda todas sus cosas en pares y en los hoteles prefiere tirar las bebidas a tener números impares en su refrigerador.

Steve Jobs

Steve Jobs

“Sabes, Alejandro, a mí me gusta saber de gente emprendedora. Los deportistas no me convencen ni me interesan.”

¡Mmmm!, déjame pensar en el “ídolo de ídolos”… ¿quién será?, ¿quién será? ¿Te gusta Steve Jobs como ejemplo? Jobs tenía una colección de suéteres negros de Issey Miyake, y usaba uno diferente cada día. Y no hablemos de la forma en que se inspiró para que el nombre de su empresa fuera “Apple”… prácticamente una epifanía.

Obama se ve un tipo sensato… nada supersticioso, pero él admite que lo es sólo un poco. Juega basquetbol en jornadas electorales; cuando no lo hace, pierde. Como en dos ocasiones en las primarias contra Hillary Clinton.

Barack Obama

Barack Obama

Pero mi favorito: Richard Branson, justamente hoy que yo redacto este humilde artículo, 21 de mayo de 2015, coincidentemente habló de un halo que apareció sobre su isla privada Necker, como el visto también hoy en la Ciudad de México. Branson suele compartir aspectos de su vida personal; en este caso publicó fotos de la familia de su hijo Sam tomadas con el halo de fondo.

Este fenómeno es llamado sundog en inglés, y coincide también como un buen augurio para Richard Branson: la empresa de su hijo se llama justo así, Sundog Pictures. ¡Wow!

Ya sabrán que se volvieron locos con la coincidencia y pasaron un muy buen rato bajo la bella imagen celeste.

Nieto de Richard Branson

Nieto de Richard Branson

Amigo lector, con esto no quiero sugerir que te vuelvas supersticioso (aunque seguramente ya lo eres en cierta medida, a pesar de que lo niegues); lo que propongo es que notes el común denominador del éxito: el optimismo. Si logras tener un anclaje positivo que te ayude a serlo, sea éste un balón, un pequeño ritual o un halo celeste, ¡tómalo! Yo te ofrezco uno: el halo que apareció en la Ciudad de México es el mismo que celebró Richard Branson como buen augurio. Tú elijes si te motiva o no para hacer eso que tanto sueñas.

Ayer en la noche, un simpático pájaro me dejó caer un regalito en la cabeza, ¿lo tomarías como un buen augurio? Para Sigmund Freud existe una relación entre eso que me cayó del cielo y el dinero, así que lo tomaré como una buena señal. Para empezar, ya me fue útil para inspirarme a escribir esto que amablemente acabas de leer. ¡Qué bien!

Si llegaste hasta aquí, considéralo de buena suerte y pásalo a otras personas de buenas ideas que necesiten un empujón… un buen augurio, porque “con este signo vencerás”.

image007

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Alex_Llantada

LinkedIn: Alejandro Llantada Toscano

Facebook: Alex Llantada

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Hacia una carta de las obligaciones del ser humano
Por

Es una gran oportunidad para que México sea sede de un evento que logre proyectar una imagen de obligaciones hacia el mu...