Por Kelly Phillips Erb

El candidato presidencial republicano Donald Trump defendió sus estrategias personales en materia fiscal durante el segundo debate presidencial, diciendo:

“Ahora, los impuestos son una cosa muy simple. Yo he pagado cientos de millones de dólares en impuestos. Muchos de sus amigos [de Hillary Clinton] aprovecharon las deducciones más grandes. Warren Buffett se benefició de una deducción gigantesca.”

Trump se refería a la pérdida de casi 1,000 millones de dólares (mdd) en impuestos estatales hecha pública por The New York Times. Esa pérdida, sugirió el Times, podría significar que Trump no había pagado el impuesto sobre la renta federal durante años. Durante el segundo debate presidencial, Trump reconoció que había aprovechado grandes deducciones sobre sus rendimientos, pero evitó responder preguntas específicas acerca de su estrategia fiscal, diciendo: “Yo pago cientos de millones de dólares en impuestos.”

Trump mencionó el nombre de Buffett dos veces, diciendo que aunque él había aprovechado las leyes fiscales, “también lo hicieron Warren Buffett y George Soros, al igual que muchas de las personas de las que Hillary obtiene dinero”. Forbes incluye a Buffett, presidente de Berkshire Hathaway, en la posición número 3 en la lista Forbes 400, justo detrás de Bill Gates y Jeff Bezos, con un patrimonio neto estimado de 65,300 mdd. En septiembre pasado de Forbes calculó la fortuna de Trump en 3,700 mdd.

Hoy, Buffett respondió a Trump, publicando detalles específicos sobre sus propias declaraciones de impuestos. Señalando que Trump no ha visto esas declaraciones de impuestos, dice, “estoy feliz de darle los hechos”.

Buffett ha, dice, pagado impuestos federales cada año desde 1944, cuando tenía 13 años. Él añadió, entre paréntesis, que, “aunque, como empecé lento, debía sólo 7 dólares en impuestos el primer año”, Buffett dice que nunca ha usado un “traspaso”.

El “traspaso” es una técnica para maquillar cifras para el pago de impuestos que permite aplicar un beneficio fiscal en un año posterior si no se puede utilizar el importe total en el año fiscal actual. Es una disposición fiscal muy valiosa especialmente para los contribuyentes de altos ingresos que pueden generar enormes deducciones en un año y son capaces de compensarlas en años posteriores.

En concreto, Buffett dice, “Mis retornos de 2015 muestran un ingreso bruto ajustado de 11,563,931 dólares. Mis deducciones totalizaron 5,477,694 dólares, de los cuales las contribuciones caritativas admisibles fueron 3,469,179. Todos menos 36,037 del resto fue para el pago del impuesto sobre la renta al estado”. Buffett vive en Nebraska, donde la tasa de impuesto sobre la renta va de 2.46% a 6.84%.

Buffett dice que sus contribuciones de caridad totales para el año fueron de 2,858,057,970 (no es un error tipográfico), de los cuales “más de 2,850 millones no fueron tomados como deducciones y nunca lo serán”. Él señala que “la ley de impuestos limita adecuadamente las deducciones caritativas”.

El Oráculo de Omaha dice que su impuesto federal para el año fiscal 2015 fue de 1,845,557 dólares. Esa cantidad no es, dice, inusual ya que sus “ganancias de años anteriores son de naturaleza similar con respecto a las contribuciones, deducciones y tasas de impuestos”.

Buffett también señala que él también ha “sido auditado por la IRS varias veces y actualmente estoy siendo auditado”. Eso no es una coincidencia, sino más bien un guiño al “escuadrón de riqueza” del Servicio de Impuestos Internos (un nombre mucho más fácil de pronunciar que su nombre oficial: “Grupo Global de Alta Riqueza de las Grandes Empresas y División Internacional del Servicio de Impuestos Internos la División Internacional”) fue creado por el IRS en 2010 para enfocar las auditorías de los contribuyentes de altos ingresos o alta riqueza como Buffett y Trump.

 

Siguientes artículos

Facebook quiere revolucionar la manera de trabajar
Por

Se llama Workplace, una nueva aplicación que apoyará a las organizaciones a encontrar mejores maneras de trabajar juntos...