El creciente aumento de los gases de invernadero ha generado sequías, fuertes lluvias y más olas de calor, mismas que han provocado grandes daños y pérdidas en las economías emergentes.

 

Reuters

VARSOVIA – Países ricos y pobres se encontraban varados en conversaciones sobre cómo conseguir ayuda para que los países en desarrollo lidien con el calentamiento global, en otro revés en el diálogo climático de Naciones Unidas en Varsovia que busca avanzar hacia un acuerdo en 2015.

PUBLICIDAD

La reunión en Varsovia del 11 al 22 de noviembre trata de buscar medios para contener el calentamiento global a un límite de menos de 2 grados por encima de los niveles preindustriales para evitar más olas de calor, sequías, fuertes lluvias y el aumento del nivel del mar.

Bolivia y otros países en desarrollo acusan a los ricos de no mostrar voluntad para discutir ayudas o compensaciones por las pérdidas y daños debido al calentamiento global, como el alza de los niveles del mar o la creciente deforestación.

Las dos semanas de diálogo en Varsovia hasta el viernes buscan poner los cimientos para tener un nuevo acuerdo mundial sobre el clima en 2015, el que entraría en vigencia a partir de 2020.

“Creo que hallaremos una solución”, dijo el enviado climático estadounidense Todd Stern sobre los llamamientos de países emergentes para que haya un mecanismo que cubra pérdidas y daños. Los ricos temen que sea costoso y los haga legalmente responsables de sequías, olas de calor y tormentas.

Para muchos países pobres la devastación del tifón Haiyan ha planteado la urgencia de compensaciones.

Las pérdidas económicas globales causadas por climas extremos han subido a casi 200.000 millones de dólares por año en la última década y parecen encaminadas a aumentar con la profundización del cambio climático, dijo esta semana el Banco Mundial.

“La compensación requerida por esos países es algo que es absolutamente fundamental y clave”, dijo la ministra de medio ambiente de la India, Jayanthi Natarajan.

Sin embargo, muchos países más ricos son reacios a financiar los costos y están enfocados en impulsar el crecimiento de sus economías estancadas.

“No podemos tener un sistema donde habrá una compensación automática cada vez que eventos climáticos severos ocurren en un lugar u otro del planeta”, dijo la comisaria de clima de la Unión Europea, Connie Hedegaard.

Uno de los temas más polémicos en las tratativas de la ONU ha sido por mucho tiempo el financiamiento climático, o el dinero aportado para ayudar a que los países emergentes recorten sus emisiones y se adapten a un clima cambiante.

Los países industrializados han prometido elevar lo asignado a 100,000 millones de dólares (mdd) por año para 2020 para los países en desarrollo, desde 10,000 millones por año en 2010-2012.

 

Siguientes artículos

Gestión de Bernanke, positiva para economistas
Por

Un sondeo mostró que el presidente de la Fed logró 8 puntos en una escala del 1 al 10, gracias a su desempeño para dirig...