Una doble ola de calor récord y huracanes debería poner a prueba la resistencia de las refinerías de Estados Unidos en las próximas semanas, aumentando el riesgo de precios extremadamente volátiles del combustible en medio de la temporada alta de viajes, dijeron analistas.

La temporada de huracanes del Atlántico, que va de junio a noviembre, es una amenaza anual para las refinerías estadounidenses. La mitad de la capacidad de refinación del país, de más de 18 millones de barriles por día, se encuentra a lo largo de la costa del Golfo, muy susceptible a las tormentas tropicales. Estados Unidos es el mayor mercado de combustibles del mundo.

Este año, las refinerías podrían tener que prepararse para más tormentas de lo habitual. Los meteorólogos del gobierno esperan hasta siete huracanes importantes en los próximos meses, el doble del promedio anual de tres huracanes importantes en el Atlántico, con velocidades del viento superiores a 111 millas por hora.

Citgo Petroleum Corp estaba reduciendo la producción en su refinería de Corpus Christi de 165,000 barriles por día el sábado y planea operar la instalación al mínimo durante el paso de la tormenta tropical Beryl sobre la costa de Texas, dijeron las fuentes.

Los puertos más grandes de Texas también cerraron sus operaciones y el tráfico de embarcaciones en preparación para Beryl, que se espera que se fortalezca nuevamente hasta convertirse en huracán antes de llegar al área el lunes temprano.

La intensidad y el momento en que Beryl se convirtió en el huracán de categoría 5 más temprano registrado, indican que se avecina una temporada activa y disruptiva, dijo Neil Crosby, analista del mercado de crudo de Sparta Commodities.

“Los huracanes siguen siendo el factor más impredecible para los precios de la gasolina”, dijo el analista de GasBuddy Patrick De Haan. “No hay mejor recordatorio de eso que Beryl”, dijo.

Las órdenes de evacuación antes de las tormentas pueden aumentar las reservas y aumentar la demanda de combustible, provocando un aumento de los precios de la gasolina, el diésel y otros productos refinados, dijo De Haan.

Si una gran tormenta golpea el sistema de refinación de la Costa del Golfo, podría eliminar hasta un millón de barriles por día de suministro de combustible y provocar cortes prolongados o incluso cierres permanentes, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA).

Los huracanes que se dirigen a la Costa del Golfo también podrían eliminar una cantidad similar de suministro de crudo, ya que la región costera del Golfo de México alberga alrededor del 14% de la producción de crudo de Estados Unidos.

En 2021, las compañías estadounidenses de petróleo y gas suspendieron la producción de más de 1.7 millones de barriles de petróleo tras el huracán Ida.

Las interrupciones de alrededor de 1.5 millones de bpd de capacidad de producción y refinación de crudo pueden causar que los precios de la gasolina suban entre 25 y 30 centavos, según la EIA.

Te puede interesar: Siemens Energy planea contratar 10,000 nuevos empleados para su unidad de red eléctrica

Calor récord y huracanes podrían hacer temblar los precios del combustible mientras refinerías de petróleo sufren

Además de los huracanes, las refinerías deben lidiar este año con más problemas relacionados con el calor abrasador.

El último pronóstico mensual de temperatura en EU prevé temperaturas superiores a la media en grandes partes del país en julio, normalmente el mes más caluroso.

Las temperaturas excesivas tienen efectos enormes en las cadenas de suministro de materias primas, incluido el petróleo y el combustible, escribieron los analistas de JPMorgan el mes pasado.

La mayoría de las refinerías están diseñadas para funcionar a temperaturas entre 0 y 35 grados Celsius. Las temperaturas de tres dígitos podrían provocar fallas en los equipos y una reducción en la capacidad de refinación.

El calor extremo del año pasado provocó una reducción de 500,000 bpd en la producción de productos refinados de la Costa del Golfo, escribieron los analistas de JPM.

Una sólida temporada de mantenimiento a principios de este año permitió a las refinerías estadounidenses emprender importantes mejoras y realizar un mantenimiento detallado que se había pospuesto repetidamente debido a la creciente demanda pospandémica y las interrupciones del suministro.

Eso debería, en teoría, hacer que las refinerías estén mejor preparadas para la temporada de huracanes, dijo Alex Hodes, analista de petróleo de la correduría StoneX.

La lenta demanda de los últimos meses también ha ayudado a las refinerías a crear reservas de combustible, que deberían actuar como amortiguador en caso de cortes de suministro.

Los inventarios de gasolina de Estados Unidos han aumentado alrededor de 4 millones de barriles desde principios de abril a cerca de 231.7 millones de barriles al 28 de junio, en línea con el promedio estacional de los últimos cinco años, excluyendo 2020.

Los inventarios de destilados, incluidos el diésel y el combustible para calefacción, han crecido en 3.7 millones de barriles desde principios de abril y estaban en 119.7 millones de barriles el 28 de junio, ligeramente por debajo del promedio histórico excluyendo 2020, cuando los inventarios aumentaron drásticamente por la destrucción de la demanda relacionada con el Covid.

“No hay mucho margen de error”, dijo Tom Kloza, responsable de análisis energético de Oil Price Information Service. “Estoy esperando a ver qué pasa”.

Con información de Reuters.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Mercedes-Benz-México-electromovilidad
Mercedes-Benz inaugura centro de investigación y producción de baterías en sede de Stuttgart
Por

El emplazamiento, denominado 'Mercedes-Benz eCampus', fabricará decenas de miles de celdas de batería al año en una fábr...