El director financiero o CFO decide acerca de inversiones, temas tributarios, adquisiciones, planeación financiera, cálculos de costos y retención del talento. ¿No es lógico que sea el sucesor del CEO?

 

Históricamente, las responsabilidades de los Directores de Finanzas contemplan implementar las decisiones tomadas por el chief executive officer (CEO), fungir como guardianes de los objetivos corporativos y cuidar el bienestar financiero de las empresas. Hasta ahora, su descripción de puesto era clara y limitada.

Sin embargo, según nuestro estudio Siete Tendencias Ejecutivas para 2016, elaborado por el equipo de Page Executive, el perfil tradicional del chief financial officer (CFO) está evolucionando.

PUBLICIDAD

Hoy, la misión del CFO es más compleja, al asumir responsabilidades relacionadas con áreas como Legal, Recursos Humanos, Adquisiciones y TI en la búsqueda de nuevas oportunidades de ahorro e inversión. Además, este puesto ha ampliado sus obligaciones operativas para conducir estrategias que afectan a toda la organización.

Por esta razón, un Director Financiero necesita contar con diversas habilidades que abarcan conocimientos financieros teóricos, prácticos y técnicos, así como habilidades sociales y de comunicación. Al mismo tiempo deben demostrar una fuerte capacidad para entender el negocio, y así contribuir al desarrollo de estrategias y la ejecución de las mismas.

A medida que la escala y el alcance de las responsabilidades se han ampliado, su papel resulta fundamental para el éxito de las organizaciones, convirtiéndose en una posición de gran influencia en los comités ejecutivos, así como con los propietarios, inversionistas, clientes y asociaciones empresariales.

Con estos cambios en mente, es lógico que el CFO sea el sucesor del CEO; después de todo, las decisiones complejas que toman acerca de inversiones, temas tributarios, adquisiciones, planeación financiera, cálculos de costos y retención del talento son de suma importancia para la administración cotidiana de las empresas.

El puesto de Director Financiero está ganando relevancia profesional entre los actuales ejecutivos en las compañías, siendo considerado como un trampolín para el puesto de Director General, y convirtiéndose en una posición a la que aspiran llegar los próximos líderes de las industrias alrededor del mundo.

 

Contacto:

Twitter: @MichaelPageMX

Facebook: michaelpagemx

Página web: Michael Page México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.