Pese a la incertidumbre que existe en torno a la evolución económica y las finanzas públicas en México ante el cambio de gobierno que se decidirá el 1 de julio, no hay suficientes bases para pronosticar una baja en la calificación crediticia del país, afirmó Felix Boni, director general de análisis de HR Ratings.

Agregó que será necesario monitorear de cerca los índices macroeconómicos durante la transición para aclarar el panorama económico del país en un largo plazo.

“Tenemos una situación en el cual el componente político hace más difícil de predecir porque es mucho más volátil, se debe de generar un monitoreo especialmente cercano a lo que está pasando y no descartó en este momento la posibilidad de una baja, puede ser que pase, pero no este momento no vemos las bases para cambiar nada hasta que el entorno se vaya aclarando”, dijo el analista en entrevista con Forbes México.

A pesar de la incertidumbre respecto a la elección del próximo presidente, parece que el riesgo de un cambio estructural radical en términos de las políticas públicas es limitado durante los primeros años de gobierno, advierte un reporte económico de la de la calificadora mexicana.

PUBLICIDAD

Lee también: Próxima administración no debilitará la economía de México: Moody’s

Tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade son candidatos que continuarían implementando las políticas económicas existentes, lo que generará un mayor nivel de certeza.

En el caso de un triunfo de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, sí representaría mayor incertidumbre toda vez que no se sabe que esperar de su gobierno, se indica.

El reporte señala que el abanderado de Morena se promueve como un candidato de izquierdista, pero algunas de las políticas que propone distan de serlo, por ejemplo, la intención de mantener una política fiscal prudente.

Sin embargo, la calificadora considera limitado el riesgo de que la victoria del tabasqueño implique un cambio estructural radical, toda vez que toman en cuenta su gestión como jefe de gobierno de la Ciudad de México de 2000 a 2005.

“Es difícil citar políticas que uno podría considerar como radicales durante su gestión. Sin embargo, también es posible que la falta de iniciativas radicales fuera una consecuencia, más que nada, del poco margen de acción que AMLO tenía al depender fuertemente de la Federación en el ámbito financiero, político y de seguridad”, detalla el reporte de HR Ratings.

Ante las críticas de López Obrador a la reforma energética y la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la firma señala que alguna cancelación representaría una grave violación a los contratos existentes y restaría credibilidad a las instituciones, además de encarecer el financiamiento de futuros proyectos.

No te pierdas: AMLO está más cerca de ganar la elección, según los gigantes financieros

Además de la elección presidencial, será necesario atender la conformación del Congreso y de coaliciones, así como los anuncios de iniciativas administrativas y legislativas durante el periodo de transición para evaluar las perspectivas, apuntó Boni.

“En estos momentos no podemos suponer mucho de un posible cambio, no es únicamente el presidente electo, sino su margen de triunfo que va a determinar el margen de mandato, las elecciones del Congreso van a ser muy importantes para determinar qué tipo de apoyo tendría, dudamos que el candidato que gane va a tener una mayoría absoluto y por lo tanto se va a limitar su margen de maniobra”, señaló el director.

 

Siguientes artículos

Gasolina Premium llega a 20 pesos en la CDMX y su zona metropolitana
Por

Tres estaciones de la franquicia Pemex y una de Shell venden la gasolina de 92 octanos en 20.00 pesos.