Luego de la serie de escándalos de corrupción, desvío de recursos y la muerte del ex presidente peruano, Odebrecht, la empresa brasileña más controvertida de todos los tiempos ha anunciado el relanzamiento de la marca, con nuevo nombre, nuevos colores y nuevos proyectos.

Como si las iniciales OEC, pudieran desvanecer más de 75 años de dudosas operaciones alrededor del mundo, la constructora busca reposicionarse como una renovada opción en la industria de los proyectos de alta ingeniería y arquitectura.

Con un cambio de colores y la promesa de una estrategia de amplia transparencia parece que Odebrecht, ahora OEC, quiere convencer a la opinión pública de que en los últimos años y a partir de las incontables denuncias, pruebas y juicios hoy ha habido aprendizaje, cambio y reconstrucción.

Las redes de corrupción sin precedentes de Odebrecht han expuesto a decenas de funcionarios públicos que aceptaron millones de dólares como soborno para dejar vía libre a las operaciones de la empresa brasileña en diferentes países, desarrollando obras de infraestructura de amplias proporciones y bajo el cobijo de programas de impulso a la modernidad.

Sin embargo, los tentáculos operativos de la transnacional lograron permear niveles impensables de la administración pública y escaló grados de corrupción que aún parecen indescifrables.

La reciente muerte del ex presidente peruano, Alan García, expone los alcances que pueden tener las corruptelas y malas prácticas por lo que esta versión renovada no solo debe mostrar un cambio de imagen.

El nuevo logo de Odebrecht Ingeniería y Construcción.

El nuevo logo de Odebrecht Ingeniería y Construcción.

El dilema ético que debería rodear al proceso de transformación de Odebrecht en OEC, supone también la renovación de sus liderazgos, una reestructuración financiera, procesos de gobernanza y el establecimiento de nuevos métodos de toma de decisiones para la concertación de alianzas estratégicas y el alcance de nuevos procesos de licitación.

En este proceso, será fundamental que la empresa considere la creación de un cuerpo autónomo de consejeros, independientes y que en realidad ofrezca cercanía y transparencia.

Recientemente, el gobierno del presidente López Obrador anunció el veto de Odebrecht de los procesos de licitación en México, decisión que ahora se espera se extienda a la renovada cara de la transnacional.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Presidente del consejo administrativo de Santander México anuncia que dejará el cargo
Por

Como parte de nuestro gobierno corporativo sólido y transparente, comuniqué mi intención de separarme en un futuro de mi...