La Norma Oficial Mexicana sobre el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados, conocida como NOM-051, va a generar confusión entre los consumidores debido a que obliga a poner etiquetas de advertencia a productos que “no son excesivos en densidad calórica”, aseguraron integrantes del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico).

Con los cambios integrados en la NOM-051, casi todos los productos en el mercado mexicano tendrían que agregar etiquetas frontales de advertencia lo que provocaría que los usuarios no noten diferencias entre un producto y otro.

La norma tampoco permite establecer la cantidad de los nutrientes críticos como azúcares, grasas trans, grasas saturadas, sodio y contenido energético de un producto.

En ese sentido, el objetivo de reducir la ingesta de productos de alto contenido calórico entre la población mexicana, en el marco de una “pandemía de obesidad” como la han calificado autoridades mexicanas; no se va a lograr, apuntaron los voceros del organismo que representa marcas como Barcel, Bimbo, Danone, Coca Cola y Ferrero, entre otras.

Te recomendamos: Nuevo etiquetado sí informa y también educa, reviran activistas a industriales

“Esta metodología está divorciada, totalmente de la ingesta de calorías diarias, mientras que el etiquetado que propusimos mantenía el tema de la ingesta recomendada, para cuando agarres un pastelito que representa 15% de azúcar, sabes que seis son tu consumo de azúcar. Se pierde todo esto, son números absolutos constantes, independientes del volumen que van a consumir”, aseguró Jaime Zabludousky, presidente ejecutivo de ConMéxico en conferencia de prensa.

El 24 de enero de 2020 los Comités Consultivos Nacional de Normalización de la Secretaría de Economía y el de Regulación y Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) aprobaron la modificación a la NOM-051.

Si se toma en cuenta los valores establecidos por la norma, un paquete de pastillas de menta de 2.7 gramos, con 11% de calorías por pieza y que representa 1% de la ingesta diaria recomendada, por ejemplo, tendría que integrar dos etiquetas con advertencia de exceso de calorías y azúcares.

“Cómo algo que tiene cero grasas saturadas, 1% de calorías, 0.5% de los azúcares y cero de sodio y va a tener sellos de exceso, no es congruente la información que se da, mantener esa i formación revela en estos perfiles nutricional es y está forma de asignar los sellos hay algo que no checa los contenidos reales del producto”, afirmó Lorena Serdán, directora general de este organismo.

Además, por la prohibición de utilizar personajes de caricatura que llamen la atención a los empaques de estos productos, la norma podría violar derechos industriales, aseguró Serdán.

Los integrantes de ConMéxico recordaron que la industria agroalimentaria del país, sin incluir al campo, aporta 5% del Producto Interno Bruto (PIB) del paísy adquieren 75% de los productos del campo mexicano.

Las modificaciones a la norma responden a las reformas la Ley General de Salud aprobadas en el Congreso mexicano en octubre de 2019, que implementa un sistema de etiquetado frontal que permite a los consumidores evaluar de forma sencilla si la cantidad de un nutrimento crítico es alta o baja.

 

Siguientes artículos

Dolares Banco Mundial
Remesas crecen en 2019 a su menor ritmo en 4 años, pero alcanzan récord
Por

Las remesas que ingresaron a México en 2019 aumentaron 7.0% con respecto a 2018, cuando se elevaron 11.2%.