El banco central redujo el tipo a corto plazo al 0.75% desde el 1%, nivel que mantenía desde septiembre de 2010

 

Reuters

El Banco de Canadá recortó sorpresivamente el miércoles su tasa de interés clave para contrarrestar los efectos de un petróleo más barato en el crecimiento de su economía e inflación, mientras intenta evitar turbulencias financieras por la vulnerabilidad de su sector inmobiliario.

PUBLICIDAD

En una medida que puso fin al periodo más prolongado de tasas estables desde 1950, el banco central redujo el tipo a corto plazo al 0.75% desde el 1%, nivel que mantenía desde septiembre de 2010, y redujo dramáticamente la previsión de inflación y crecimiento para el próximo año.

Canadá es el principal proveedor extranjero de crudo al mercado estadounidense.

“Las perspectivas considerablemente menores para los precios del petróleo serán negativas para la economía canadiense en 2015 y los siguientes años”, dijo el banco central en su informe trimestral.

El anuncio tomó a los mercados desprevenidos y causó una depreciación del dólar canadiense a mínimos de cinco años y medio contra el billete verde. El principal índice de la bolsa de Toronto subió un 1.5%.

“No pensábamos que las cosas que hubieran deteriorado lo suficiente como para que el Banco de Canadá tomara una decisión tan rápida como ahora”, dijo Adam Cole, jefe de estrategias cambiarias de la firma RBC en Londres.

El Banco de Canadá reconoció que los desequilibrios en los hogares seguían siendo altos y que esperaba que aumentaran a corto plazo, señalando que necesitaba reducir los tasas “para dar seguridad” respecto a los riesgos de inestabilidad financiera y la amenaza de una menor inflación.

Una tasa de interés baja podría tener el efecto de exacerbar el mercado inmobiliario en Toronto y otros lugares, pero la decisión de la entidad sugiere que estaba más preocupada por el hecho de que el derrumbe del petróleo desencadene un fuerte declive de los precios inmobiliarios.

“Un aterrizaje suave en el sector inmobiliario sigue siendo el escenario más probable”, indicó el Banco de Canadá, y añadió, sin embargo, que era posible un “desarrollo desordenado” de los desequilibrios de los hogares que termine con efectos negativos notables para la economía y la inflación.

Los analistas pronosticaban que el banco reduciría sus previsiones de crecimiento e inflación, pero esperaban que el siguiente paso fuera un alza de tasas en el cuarto trimestre de este año o al inicio del siguiente.

La economía canadiense crecerá ahora un 1.5% en la primera mitad de 2015, menos que el 2.4% estimado en octubre, según las previsiones del banco central. La previsión para el crecimiento en 2015 es del 2.1% desde el 2.4%, frente a la proyección del 2.3% que hizo esta semana el Fondo Monetario Internacional.

El efecto más dramático de un precio bajo del petróleo será en la inflación general, que el banco prevé por debajo del rango objetivo de entre el 1 y el 3% para la mayor parte de 2015 y con cifras tan reducidas como un 0.3% en el segundo trimestre.

 

Siguientes artículos

2015, ¿será el año del oro y la plata?
Por

Las compras técnicas y, sobre todo, la búsqueda de refugios financieros seguros, son las que están impulsando los precio...