El proyecto del Canal Interoceánico de Nicaragua pareció ser la obra cumbre de la gestión del presidente Daniel Ortega, además de que colocaría a la nación centroamericana en la mirada del mundo, sin embargo, estas premisas están lejos de convertirse en una realidad debido a que el proyecto se ha vuelto inviable por los enfrentamientos entre el gobierno y los sectores opositores del país.

Lo que inició como una protesta pacífica el pasado jueves 19 de abril se ha transformado en tres meses de fuertes enfrentamientos entre la población y el gobierno. Todo comenzó con las reformas al sistema de seguridad social, sin embargo, éstas nos prosperaron. A pesar de esto las protestas continuaron en ciudades importantes como León, Managua, Granada, Estelí, Rivas, Boaco y Carazo.

Desde entonces, antagonistas al Gobierno se enfrentan al ejército, la policía y grupos paramilitares leales a Daniel Ortega y Rosario Murillo, primera dama y vicepresidenta de Nicaragua. Los enfrentamientos han dejado un saldo de 351 muertos, de acuerdo con la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

Puedes leer: Canal de Panamá recibe 4,000 buques desde 2016

PUBLICIDAD

Con este contexto político-social, el sector empresarial cree que la construcción de este canal es cada vez más lejana. “En este momento la construcción del Canal es no viable”, considera una fuente del sector privado nicaragüense que pidió el anonimato.

El nulo avance de esta obra no solo tiene que ver con las recientes protestas, debido a que desde más de hace dos años no se ve al empresario Wang Jing, quien lidera a la firma HKND que es la encargada del proyecto. Esta obra tiene un valor de 50,000 millones de dólares (mdd), sin embargo, se desconoce si hay un solo inversionista interesado en poner su dinero para impulsar la construcción.

Lo más reciente que se sabe del empresario chino es que no renovó su contrato de arriendo de las oficinas de HKND y la semana pasada abandonó el edificio ubicado en Hong Kong, de acuerdo con Bloomberg.

“Es un proyecto que está muerto. Es decir que no se ha movido nada, ahora con todas estas protestas ya quedo claro que es inviable, las prioridades del gobierno son sobrevivir, reactivar el proyecto no llevaría a nada”, considera el líder opositor y miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Juan Sebastián Chamorro.

Un canal con impactos ecológicos negativos  

La obra que fue entregada en concesión en junio del 2013 a HKND es considera un peligro para el ecosistema natural nicaragüense, además de que representa riesgo para los países vecinos, señalan diversos estudios y organizaciones.

Una preocupación clave para los expertos es el agua disponible para el proyecto, ya que sedimentos limosos serían dragados en el Lago de Nicaragua para crear los grandes canales de navegación y el agua del lago se usaría para operar las esclusas.

En este mismo sentido, Juan Sebastián Chamorro, señala que el fracaso del canal interoceánico se debe a que nunca se estudiaron bien los elementos técnicos en material ambiental, debido que se tiene que crear un canal en el lago de Nicaragua, ya que éste es muy poco profundo.

“Se tendría que hacer un canal en el lago y con la remoción de sedimentos puede generar un impacto ambiental de grandes consideraciones”, puntualiza.

Las palabras de Chamorro toman fuerza debido a que en el estudio Impacto Ambiental y Social (EIAS) sobre el Canal Interoceánico, científicos de la Universidad Internacional de la Florida consideran que la poca información disponible que hay, muestra que los impactos no han sido evaluados adecuadamente.

“Lo más inquietante es que se proporcionaron muy pocos datos sobre posibles impactos a la calidad del agua, el flujo y las corrientes para un canal que pasaría por el Lago de Nicaragua, es decir, la mayor fuente de agua dulce de Centroamérica”, expresa el informe.

Los científicos concluyen que si el proyecto de construcción del canal procede Nicaragua sufrirá grandes impactos ecológicos, consecuencias que también sufrirán los países vecinos.

Par la Organización Cocibolca, la ruta del canal va a impactar siete áreas protegidas nacional e internacionalmente, lo que va a ser inviable el corredor biológico mesoamericano y tendrá enormes consecuencias en la biodiversidad.

 

Siguientes artículos

Panamá exportará productos agrícolas a Países Bajos
Por

La alianza entre Panamá y Países Bajos marca el inicio de una nueva estrategia para la comercialización de sus exportaci...