Amores, odios y muchos temores. El establecimiento de la Inteligencia Artificial (y lo que esta puede hacer) dentro de la industria creativa ocupa los pensamientos de anunciantes y agencias en todos los niveles. Dentro de poco, sistemas como IBM Watson serán parte de los equipos de trabajo, logrando que con mayor eficiencia en tiempos y costos se puedan generar campañas con mayor afinidad, lo cual es cuestionado por algunos a partir de la relación de esta carrera con la estética, por supuesto también preocupa quiénes serán los reemplazados por ‘las máquinas’.

Para el CEO de McCann Worldgroup es más un complemento “que tiene el potencial para cambiar cómo piensa toda la industria, más allá de entender quién reemplaza a quién”. Diamond también concluye que la IA es una tecnología más que llega a la industria, “primero llegó la televisión, luego el internet, luego el social media y luego el mobile, y en cada uno de los cambios el negocio publicitario logró evolucionar su modelo de negocio para adaptarse a las nuevas realidades, este es un momento similar y todos los actores que participan del negocio están cambiando hacia allá”.

Los defensores de la Inteligencia Artificial en la creatividad hablan de rol de la misma a partir de la promesa de ser práctico y eficiente cuando hay que hablarle a millones. En una charla generada por la revista Contagious se logró llegar a dos puntos intermedios: La relación entre los creativos y las máquinas tendrá mucho que ver con la capacidad de trabajar en equipo (de ahí saldrán los casos exitosos), y el producto final de esta simbiosis será llamado ‘creatividad cognitiva’, donde la lectura estética y racional conviven, mientras cliente y agencia logran mayor utilidad.

Casos:

PUBLICIDAD

Canal+ / The Young Pope

Publicis ‘Marcel’

Australia Transport Authority Commision