Todo indica que, como consecuencia del movimiento generacional (con la llegada del ‘GenZ’ a la juventud) y las nuevas mentalidades que apoyan la comunidad LGBTI, el uso de la cannabis, etc.; mostrar dentro del mensaje de las marcas que todas las personas en el mundo son diferentes y pueden ser aceptadas por ello vende. Esto va más allá de la relación entre ‘liberal-conservador’ incluyendo en todo tipo de publicidad (cualquier medio y/o categoría de consumo) personas con sobrepeso, un corte de cabello distinto, una forma de vestir particular, imperfecciones físicas, etc.

Desde el sentido de negocios Jonathan Mildenhall, CMO de Airbnb, confirma que su estrategia de marca y comunicación se enfoca en “mostrarle a los consumidores que todos los hogares/ofertas que contratas en la plataforma son evidentemente diferentes, y esto se se transmite a través de campañas que celebran la existencia de una profunda diversidad entre los dueños y usuarios, donde no sólo tendremos publicidad, esto también ha implicado la generación de políticas dentro de la comunidad, que transmiten un mensaje tan poderoso como un comercial”. Brillante.

Otras empresas como L’Oreal mezclan en su celebración de la diversidad personas reales con celebridades como Helen Mirren, buscando evidenciar dentro del mensaje de inclusión los beneficios de producto, donde lo ‘Ageless’ (la edad como actitud) se consolida como respuesta a una industria cosmética, donde el estereotipo central se basa en la juventud. Al final la ruptura de paradigmas socioculturales y la posibilidad de darle voz a las personas que son rezagadas por ser diferentes se consolida como un elemento que conecta con consumidores a nivel global.

Casos:

PUBLICIDAD

L’Oreal

Airbnb

Chanel 4