El proceso de renovación de la dirigencia de Morena ha generado un enfrentamiento entre los grupos que componen a dicho partido, amenazando con una descomposición interna que puede derivar en el derrumbe de la estructura política que llevó al presidente López Obrador al triunfo electoral que no había conseguido como militante del PRD. Las amenazas del presidente, en el sentido de abandonar a su partido si siguen las confrontaciones, hacen pensar en la posibilidad, antes remota, de que esté perdiendo control al interior de manera creciente y que esté calculando un escenario de confrontación intensa al interior que puede desgastar su imagen.

Sin embargo, es poco probable que el presidente deje morir a la organización que creó para llegar a la presidencia, pues es su única herramienta electoral, en un contexto donde todavía tiene que afrontar la elección legislativa de 2021, en que es previsible que su mayoría en la Cámara de Diputados se vea mermada, no únicamente si Morena mantiene la confrontación interna, sino si el presidente no hace campaña junto con su partido, para hacer ganar a la mayor parte de sus candidatos y, así, mantener el control del congreso. 

Sin embargo, la pugna por la dirigencia si genera un frente al presidente, quien ha optado por dar consejos, que no han sido asumidos por quienes contienden, para no verse involucrado en un pleito al que todavía le falta un trecho importante para su desenlace. Si bien es cierto que el método de designación de la dirigencia es fundamental para ver quién tendría posibilidades, los riesgos de división interna puedan impactar las capacidades electorales de Morena en las elecciones locales y legislativas que vienen. 

Este año pudimos observar un descenso relevante de la votación por Morena, en aquellas entidades con elecciones locales, en comparación con lo ocurrido en 2018, donde la imagen del ahora presidente, infló la votación por dicho partido en las elecciones legislativas federales y locales de ese día. Es por ello que Morena, por si misma como partido, no atrae las mismas expectativas tanto a los electores como a los grupos de poder, como ocurre con la figura de López Obrador. 

Sin mayoría en la Cámara de Diputados, el presidente se vería presionado por pasar las iniciativas que aún puede enviar a ese espacio en la segunda mitad de su sexenio, particularmente reformas constitucionales que podrían incluir la posibilidad de su reelección, por lo que no es factible que deje ir a su estructura electoral, así como así, sin garantizar incidencia en la elección legislativa. 

Te recomendamos: Morena y aliados logran aprobar Ley de Ingresos 2020 en Cámara de Diputados

Más aún, las capacidades electorales actuales de Morena no le dan, necesariamente para enfrentar con éxito elecciones locales que pueden ser relevantes para el presidente, ni tampoco para relanzar la estructura de Morena como una estrategia para rearticular la correlación de fuerzas al interior. 

La posición de supuesta indiferencia del presidente, es en realidad una estrategia para dejar avanzar el proceso sin que él tenga que intervenir antes de tiempo, en un contexto donde los grupos pueden neutralizarse y derivar en una elección más tersa. En realidad, quien llegue a la presidencia de Morena si hace una diferencia para el presidente, pues está de por medio su capacidad de definición de candidatos al interior. Es por ello, que es poco factible que decida mantenerse al margen, cosa que no es creíble en ningún político, y que busque intervenir para reencauzar la estrategia de su partido, en el contexto de los procesos políticos que le interesan para mantener la fuerza de su imagen.

 

Contacto:

LinkedIn: Gustavo Lopez Montiel

 

*El autor es Doctor en Ciencia Política por The New School for Social Research (New York) y profesor de Ciencia Política en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, región Ciudad de México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Peso a dolar
Peso cierra con ligero avance pero con caída semanal de 0.39%
Por

El peso mexicano cotizaba en 22.358 por dólar con una leve apreciación del 0.04% frente al precio de referencia del juev...