Se requiere un conocimiento profundo y especializado, tanto desde el aspecto preventivo como del persecutorio, para lograr desarticular las estructuras financieras de la delincuencia.

 

 

Existen diferentes estrategias implementadas por parte de las autoridades para combatir la delincuencia. Sin duda una de las más importantes desde mi punto de vista debe ser la adecuada capacitación, a través de instituciones académicas de excelencia, de los distintos funcionarios encargados de prevenir e investigar delitos, así como de los juzgadores.

PUBLICIDAD

En este sentido le comento, estimado lector, que el pasado viernes inició con sus estudios la segunda generación de la Especialidad en Prevención y Persecución de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (Especialidad) en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe). Ese día me dio mucho gusto rencontrarme con los alumnos de la primera generación que culminan la especialidad, así como el tener la gran oportunidad de impartir el primer módulo para los estudiantes que inician con la cátedra relativa al “Marco jurídico del lavado de dinero. Ámbitos internacional y nacional”.

Con el fin de que usted conozca un poco más del Inacipe, le comento que de acuerdo con su portal de Internet, “es una Institución de Enseñanza Superior, que forma, actualiza y especializa a Agentes del Ministerio Público y Peritos Profesionales, e imparte cursos de posgrado, forma investigadores y profesores, y realiza actividades de extensión académica en el ámbito de las Ciencias Penales y de la Seguridad Pública; desarrolla y difunde la Investigación Científica en estas materias, así como asesora a instituciones públicas y privadas a fin de contribuir a mejorar el Sistema de Justicia Penal en beneficio de la sociedad”.

También es oportuno mencionar que desde el 26 de junio de 2012, mediante resolución conjunta de la Procuraduría General de la República y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el Inacipe ha sido reconocido como Centro Público de Investigación. La Ley de Ciencia y Tecnología establece la figura de los Centros Públicos de Investigación para impulsar, fortalecer y desarrollar la investigación científica, tecnológica y de innovación en México.

La gran ventaja que veo en el objetivo y programa de estudios de una especialidad como la de Inacipe es que participan como alumnos representantes tanto del sector público como privado, situación que es una de las pocas oportunidades para que por lo menos desde el plano académico exista una retroalimentación de ideas entre estudiantes que se desempeñan en su vida diaria como agentes del Ministerio Público, oficiales de cumplimiento de entidades financieras, supervisores del sector financiero, organismos de inteligencia financiera y patrimonial, banco central, abogados postulantes, empleados de actividades económicas vulnerables y académicos, entre otras actividades.

Estoy convenido que en la medida en que existan programas de estudio en las diferentes universidades y centros de investigación que permitan formar grupos interdisciplinarios de especialistas en la prevención y persecución de delitos donde se les oriente de forma adecuada para conocer tanto la legislación y mejores prácticas nacionales como internacionales, y en consecuencia adquieran la capacidad de aportar sus conocimientos en las organizaciones en que se desempeñen profesionalmente, ya sea en el sector público o en privado, se puede prevenir y combatir delitos de una forma muy eficiente con personal calificado.

Existen diversos tipos de delitos, como el de lavado de dinero, que por sus características específicas requieren de un conocimiento profundo y especializado tanto desde el aspecto preventivo como del persecutorio para lograr desarticular las estructuras financieras de los delincuentes que tanto daño causan a nuestro querido país. Felicidades al Inacipe por su especialidad única en México en sus características, a los alumnos de la primera generación que culminan sus estudios, así como a los que la inician por su interés en cursarla. Reza un proverbio hindú: “Con mis maestros he aprendido mucho; con mis colegas, más; con mis alumnos todavía más.” ¿Tú qué opinas, estimado lector?

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GarciaGibson

Página web: García Gibson Consultores, SC

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Comunicación propositiva con los memes
Por

Con el uso de los memes, muchas empresas podrían tomar la delantera para generar una comunicación motivacional, más que...