México es el tercer líder mundial como productor de energía geotérmica. Sin embargo, hasta ahora, la iniciativa privada no participa en la generación de energía geotermia, debido a la alta tecnología y las inversiones que se necesitan para instalar las plantas. ¿Qué opciones hay?

 

 

 

PUBLICIDAD

México es el tercer líder mundial como productor de energía geotérmica, es decir aquella que se genera con el vapor derivado del agua del subsuelo que alcanza altos grado de temperatura al entrar en contacto con el magma de la tierra. Es, en síntesis, la utilización del vapor del subsuelo para hacer mover una turbina y de esa manera producir electricidad.

Hasta ahora, la iniciativa privada participa en la generación de energía renovable eólica y solar, pero no así en la geotermia, debido a la alta tecnología y las inversiones que se necesitan para instalar las plantas. Lo más costoso es la etapa de exploración porque se requieren equipos sofisticados para localizar los sitios con mayores niveles de calor en la tierra.

México tiene un gran potencial para explotar la geotérmica en el país como una fuente limpia en la generación de electricidad y ocupa el tercer sitio  en el mundo entre los 24 países productores de este recurso, detrás de Estados Unidos y Filipinas; aunque sólo produce el 3% del total nacional de energía.

En el mundo, la generación comercial de electricidad a través de la energía geotérmica se inició en 1913, y en México desde 1973. En la actualidad, los que operan plantas geo-termoeléctricas, tienen una capacidad instalada total de 10,715 MW. Se estima que para 2015 se contaría con 18,500 MW instalados.

Los campos geotérmicos bajo explotación en territorio nacional, con un total de producción de 958 MW, son cuatro: En el Valle de Mexicali, Baja California, opera la planta de Cerro Prieto, la mayor central de energía geotérmica a nivel mundial, con una capacidad de 720 Megawatts (MW); Los Azufres en Michoacán (188 MW),  Las Tres Vírgenes en Baja California Sur (10MW) y Los Humeros  en Puebla (40 MW). En un futuro  los Humeros II, fase A, y Humeros II, fase B, generarán 25 MW y 21 MW, respectivamente

En el caso que nos ocupa ahora, la Secretaría de Energía anunció que el gobierno federal presentará una propuesta legislativa que abra el camino para la participación del sector privado en la generación de energía geotérmica, acompañado de un plan de cinco acciones que permitan superar las barreras técnicas, ambientales, financieras y regulatorias, a fin de dar certeza a los inversionistas.

El país cuenta con recursos geotérmicos abundantes distribuidos en el territorio, ya que se han identificado más de 3,000 manifestaciones termales en 27 estados. Al menos 20 zonas geotérmicas tendrían buen potencial para su explotación, y de éstas, de acuerdo a la Comisión Federal de Electricidad, unas siete: Tulecheck y Piedras de Lumbre en el norte; El Ceboruco y Cerritos Colorados en la zona central; y Acoculco, Tacaná y Chichonal en el sur, tienen un alto potencial para producir energía eléctrica.

Para aprovechar los recursos geotérmicos, las acciones que plantea el gobierno federal son: primero, identificar las barreras regulatorias que impiden avanzar a esta industria y elaborar una propuesta legislativa que dé certidumbre a los inversionistas respecto a las comunidades donde se ubican las fuentes de energía.

En segundo término se establecerá un mecanismo financiero para la cobertura de riesgos de la explotación de fuentes geotérmicas, disponible para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y empresas que participen en actividades de exploración a partir del primer trimestre de 2014, con recursos por 150 millones de pesos del Fondo para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía, y 34.4 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En tercera instancia se proveerá de un fondo para la transición energética por 50 millones de pesos adicionales a la CFE para fortalecer la investigación en campos con potencial geotérmico en Michoacán, Baja California, Guanajuato, Puebla, Nayarit y Chiapas. El cuarto punto implica instalar una ventanilla única de energías renovables, donde a través de Internet, los interesados puedan monitorear la gestión de los permisos para los proyectos de generación geotérmica.

Como quinto punto se integrará el Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica, bajo el liderazgo del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, para conocer el potencial de la energía geotérmica en el país, y para lo cual se dispondrá de recursos hasta por 958 millones 573,000 pesos.

Una opción para México sería que el gobierno federal realice la exploración en las zonas ya identificadas, en los estados de Michoacán, Baja California, Puebla, Nayarit y Chiapas; y que las empresas desarrollen los proyectos, a fin de aumentar el aprovechamiento de esa fuente renovable y que participen de manera conjunta en la exploración de los sitios susceptibles de contener recursos geotérmicos, ya que es en esa fase donde existe mayor riesgo de inversión.

 

 

Contacto:

Síguela en Twitter y Facebook: @earzate2003
Contáctala en: [email protected]
Página: mexicanbusinessweb.com.mx

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Transmedia: La pieza clave del rompecabezas
Por

Conoce más sobre las estrategias Transmedia, tendencia de comunicación donde las historias de las empresas se narran a t...