Todo capitán o directivo está bajo sospecha, y con él, la propia compañía. El “sospechoso habitual” debe reaccionar para evitar el deterioro de su imagen personal y el de la empresa,  prestándose a la batalla.

 

 

 

Hay una conciencia general de que la profundidad de la crisis que vivimos –por duración, intensidad y complejidad- ha provocado daños que trascienden lo meramente económico. Los ciudadanos, y con ello los medios de comunicación, enjuician actitudes y comportamientos desde exigencias éticas nuevas, a veces improvisadas en función de los sucesos, que chocan en muchas ocasiones con los que, hasta ahora, se tenían como principios válidos de actuación.

Este escenario es a la vez causa y consecuencia de la quiebra de la confianza en los líderes, ya sean estos políticos, sociales o empresariales, convertidos para muchos en responsables de los males que nos aquejan.

Cualquiera de los capitanes o directivos  está bajo sospecha, y con él, la propia compañía. En medio de este panorama, la tesitura a la que se enfrenta un sospechoso habitual es especialmente dura. No importa el grado de exposición mediática que lo acompañe: incluso cuando ésta no existe, son casi inevitables las referencias en redes sociales y, con ello, el riesgo de una penitencia dolorosa en Google. El entorno más cercano del directivo se ve afectado, y las dudas, desafecciones personales o profesionales y tomas de posición –a favor o en contra- marcan su día a día. En definitiva, el aislamiento es imposible.

El “sospechoso habitual” debe reaccionar para evitar el deterioro de su imagen personal –y por ende, la de su compañía- prestándose a la batalla, afrontando cada hito o circunstancia del proceso que se abre ante él o ella.

Lo primero que le toca hacer es cambiar el paradigma de la comunicación: frente al silencio, la respuesta medida y adecuada; frente al aislamiento, la relación directa y franca con los grupos de interés; frente a los rumores, la propia versión de los hechos. Se hace precisa una estrategia de comunicación personal que identifique los escenarios de riesgo, anticipe su evolución, y ajuste las reacciones en tiempo, forma y tono, sin dejar nada al azar.

Hemos llegado al punto de que incluso la “verdad jurídica” (lo que determinan los jueces) se pone en duda si no se amolda a la expectativa “popular”. En esas circunstancias, y aunque pueda sonar cínico, el objetivo será defender la propia imagen hasta la resolución definitiva del problema. En ese momento, cuando tal vez ya importe a pocos la verdad de lo ocurrido, quedará sin embargo grabado en la memoria implacable de Google buena parte de lo que haya acontecido en el camino. Si se han ganado esas batallas, bien podrá afirmarse que la guerra también.

 

Resumen del artículo publicado en d+i llorente & cuenca. Puedes descargar el artículo completo aquí

 

 

Contacto:

Facebook

Twitter

LinkedIn

Web corporativa

Web de d+i LLORENTE & CUENCA

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

AMLO Sinaloa
No se protege a ningún grupo como sucedía con Calderón: AMLO, sobre violencia en Sinaloa
Por

El presidente López Obrador señaló que la estigmatización de la entidad como violenta 'no corresponde a la realidad', ya...