El tiburón de Wall Street afirma que la aseguradora sería mucho más rentable si se escinde en tres divisiones.

 

Por Steve Schaefer

PUBLICIDAD

Olvídate del “demasiado grande para quebrar”, el inversionista multimillonario Carl Icahn piensa que el gigante de los seguros American International Group AIG es demasiado grande para prosperar.

Los fundamentos del argumento de Icahn son que la designación de AIG como una institución financiera de importancia sistémica (SIFI, por sus siglas en inglés) crea una “carga normativa cada vez más onerosa” que resulta en un lastre para la empresa frente a sus competidores más pequeños. ¿La solución? Icahn quiere que AIG se escinda en tres partes, separando sus filiales de seguros de vida y de hipotecas, y así recortar costos.

“Creemos que no hay necesidad de posponerlo, el momento de actuar es ahora”, escribió Icahn en una carta al presidente ejecutivo de AIG Peter Hancock. “El algo evidente que el simple acto de escisión de esta empresa mejorará en gran medida el valor para los accionistas.”

Hancock respondió en un comunicado emitido por AIG, la cual debe emitir su reporte trimestral después del cierre del 2 de noviembre.

“AIG mantiene un diálogo abierto con todos sus accionistas y da la bienvenida a sus comentarios e ideas. Hemos tomado importantes y significativos pasos para reposicionar a AIG a través tanto de la simplificación como de la reducción de riesgos para la compañía y la realización de valuaciones atractivas para la venta de activos no estratégicos. Seguimos trabajando y estamos decididos a continuar y acelerar estos esfuerzos. Esperamos poder compartir nuestro progreso y estrategias en nuestro reporte de ganancias del martes”, dijo Hancock.

La convocatoria de una escisión adicional de AIG se produce luego de que la firma pasara los años de la crisis financiera desmantelando el imperio mundial de seguros construido por el ex jefe Hank Greenberg. AIG, que estuvo al borde del colapso debido a la enorme exposición a los derivados en su unidad de productos financieros, vendió empresas de todo el mundo en su intento por pagar su rescate gubernamental, que fue superado sólo por los cientos de miles de millones inyectados en mantener a flote a los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac.

En su carta, Icahn criticó el infructuoso esfuerzo de la compañía para ponerse al día con la competencia, especialmente en métricas como rentabilidad sobre recursos propios, la que socavó mientras buscaba una salida a la crisis. “Sorprendentemente han dejado de buscar la rentabilidad financiera de 10%, en un viaje de media década”, dice Icahn. “¿De verdad creen que ahora no es el momento para la inevitable transformación de AIG?”

Icahn también cita a otro inversionista multimillonario, John Paulson, quien abogó por lo mismo. Paulson imagina que si AIG siguiera el ejemplo de otras aseguradoras multilínea, podría entregar retornos significativamente mejores a sus accionistas.

Aunque Icahn aún no ha revelado el tamaño de su participación en la aseguradora, Paulson & Co. compró 14.6 millones de acciones en el primer trimestre y es propietaria de una participación por valor de casi 919 mdd.

“Al separar la compañía en tres empresas independientes, reducir gastos generales corporativos innecesarios, operar a una rentabilidad promedio de la industria, y hacer una recompra de acciones, AIG puede operar en más de 100 dólares por acción, 66% por encima de su actual precio de 60 dólares”, dijo Paulson.

El analista de Bernstein Josh Stirling comparte esa opinión optimista, aunque no piensa que necesariamente se cumplirá la exigencia de escisión de Icahn, pero él cree que la presión de un activista podría obligar a la administración a acelerar su esfuerzo por reducir costos y mejorar la rentabilidad.

Bernstein, que se ha mantenido alcista en la acción durante años, estableció un nuevo precio objetivo de 75 dólares y llama a AIG “una historia de transformación con un margen de seguridad saludable”.

Las acciones de AIG han dado retornos de 77% en los últimos cinco años, frente a un retorno de 94% para el S&P 500. Otras aseguradoras como Chubb y Travellers han más que duplicado el dinero de los inversionistas en ese mismo lapso.

 

Siguientes artículos

manufactura
Pedidos de fábricas en EU caen por segundo mes consecutivo
Por

El Departamento de Comercio dijo que los nuevos pedidos de bienes manufacturados declinaron 1.0%, tras una caída revisad...