Agustín Carstens aseguró que el Banco de México (Banxico) conseguirá colocar la inflación en su meta de 3.0%  para finales del 2018, sin importar que él ya no se encuentre en la institución ni quién ocupe su vacante en la gubernatura de la misma.

“El banco seguirá con su trabajo. Seguimos cuidando mucho todos los determinantes de la inflación y con la convicción de que una inflación baja es la mejor manera para estimular la actividad económica del país”, dijo el aún gobernador del Banxico en entrevista con Notimex.

Carstens se despedirá del banco central mexicano el 30 de noviembre y un día después asumirá la presidencia del Banco de Pagos Internacional (BIS por sus siglas en inglés), la cual originalmente tendría que haber asumido el 1 de octubre.

Lee: Carrera presidencial complica sucesión en Banxico

PUBLICIDAD

En  línea con el comunicado emitido el jueves por la institución sobre política monetaria, el banquero central del país dijo que se seguirá vigilando la evolución de la inflación, para asegurar dicho objetivo y subrayó que tras su relevo se dará continuidad a esa misión.

Destacó que hay avances importantes en el abatimiento a la inflación, aunque reconoció algunos choques, en particular en el caso del precio de gas LP, pero comentó que serán transitorios.

También reiteró sus comentarios acerca de un posible aumento a salario mínimo al recomendar prudencia para que no sea un factor que impulse un alza en la inflación.

“Si bien el banco de México apoya que haya mayores salarios mínimos, la recomendación es que se haga con mucha prudencia, de tal forma que no se vuelva un impulso a la inflación”.

Te puede interesar: Así se elegirá al sucesor de Agustín Carstens en Banxico

 

 

 

 

Siguientes artículos

bitcoin
Bitcoin cae más de 1,000 dólares en menos de 48 horas
Por

A pesar de haber perdido casi un 7% en la semana, aún mantiene una ganancia de más de 600% en lo que va del año.