Agustín Carstens desmintió que el Banco de México esté considerando pedir apoyo a la Reserva Federal (Fed) para enfrentar la volatilidad en el mercado cambiario, luego de que trascendiera que analizaba solicitar una línea de swaps con el banco central estadounidense, para asegurar liquidez en casos de volatilidad.

“De manera contundente digo que el Banco de México no ha pensado siquiera en pedir una línea de swap con la Fed”, dijo tras la conferencia de prensa, con motivo de la presentación del Informe Trimestral de Banxico correspondiente a octubre-diciembre de 2016.

El gobernador central del país confirmó que durante su viaje a Washington esta semana sí se reunión Janet Yellen, presidenta de la Fed, pero no como parte de algún proceso para posibles operaciones de swap, sino como una de las conversaciones periódicas que sostiene con la funcionaria estadounidense para evaluar la situación financiera internacional.

La supuesta medida impulsó al peso en el mercado cambiario llevándolo a mínimos de 19.72 unidades frente al dólar, pero tras la declaración de Carstens volvió a subir hasta las 19.93.

PUBLICIDAD

Lee: Banxico recorta (otra vez) su expectativa de crecimiento económico para 2017

Por otra parte, Carstens señaló que una “negociación exitosa” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México y Estados Unidos repercutiría en “una mejoría del crecimiento económico y empleo para ambos países”, y sobre eso debería basarse la conversación entre sus gobiernos.

Pero al ser cuestionado sobre si sería mejor para la economía nacional abandonar este acuerdo en caso de que la renegociación no fuera favorable, el gobernador del Banxico indicó que son otras instancias a las que les corresponde expresar una postura al respecto.

Respecto al impacto que tendría la reforma tributaria anunciada por el gobierno estadounidense, Carstens señaló que aún aún no se saben los detalles de la misma y por lo tanto es difícil hacer un comentario al respecto e incluirla en el análisis que realiza la Junta de Gobierno para tomar sus decisiones de política monetaria.

“Es difícil hacer un comentario. Sabemos lo que quiere, pero no los detalles, y sería una especulación hacer un comentario al respecto. Cuando tengamos puntos y comas podremos hacer una evaluación”, dijo ante los medios de comunicación.

También puedes leer: Remesas comenzaron el año con alza anual de 6.3%

Banxico anunció este mediodía un nuevo recorte a sus expectativas de crecimiento para la economía mexicana en 2017 y 2018, al considerar, entre otras causas, que las políticas económicas del gobierno encabezado por Donald Trump impactarían negativa a la economía mexicana.

“Las expectativas sobre el crecimiento de la economía global, y en particular de la estadounidense, siguen suponiendo una gradual recuperación en los próximos años. Sin embargo, estas previsiones parecerían no estar incorporando plenamente los posibles efectos adversos sobre la actividad y el comercio globales que podrían manifestarse a partir de la instrumentación de ciertas políticas proteccionistas por parte del nuevo gobierno estadounidense.

“En efecto, si bien aún prevalece incertidumbre sobre las medidas concretas, las propuestas de política económica mencionadas por ese gobierno con relación a México ya tienden a apuntar a que en cierto grado tomará acciones que obstaculicen las relaciones entre los dos países”, indica el reporte.

Te puede interesar: Guía Forbes para entender el plan económico de Trump

 

Siguientes artículos

Panamá trabaja para salir de la lista de paraísos fiscales de Francia
Por

Ambas naciones compartieron explicaciones sobre el estado y funcionamiento de sus regímenes tributarios.