Con el regreso a clases, los préstamos prendarios en México podrían crecer hasta un 15%; esta modalidad de financiamiento está disponible para 40 millones de mexicanos que no cuentan con acceso a un crédito bancario.  Los padres de familia gastarán un 40% de su salario para poder cubrir las necesidades escolares de sus hijos, y dependiendo de la lista de útiles invertirán entre 1,000 y 2,000 pesos.

 

 

Los desembolsos para la compra de útiles escolares ya comienzan a hacer estragos en la economía familiar mexicana. Para esta temporada de regreso a clases, la Asociación Nacional de Casas de Empeño (Anace) prevé un aumento de hasta 15% en los préstamos, que en su mayor parte serán destinados para comprar mochilas, cuadernos, libros y uniformes, mientras que otro porcentaje se ocupará para el pago de colegiaturas y otros gastos alternos.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la Asociación,  en México existen 40 millones de personas que no cuentan con acceso a un crédito bancario, principal razón por la que acuden a casas de empeño.

Asimismo, el rango de los financiamientos oscilará entre 1,500 y 5,000 pesos. Los artículos electrodomésticos y de joyería ostentan los montos más altos.

 

En sus marcas, ¿listos? ¡A empeñar!

“En esta temporada se juntan dos fenómenos: el regreso a clases y las vacaciones. Las personas necesitan recursos. Los meses de julio a septiembre representan una buena época en cuanto al número de operaciones se refiere y a la cantidad de préstamos que otorgamos”, platica en entrevista con Forbes México Luis Enrique Padilla, subdirector de Operación Centro de Nacional Monte de Piedad.

Desde el 1 de julio del presente año, la empresa estableció un nuevo esquema de valuación que ha permitido a sus pignorantes adquirir préstamos hasta un 20% superiores a lo establecido.

Padilla detalla que para esta temporada de regreso a clases se espera que las operaciones de esta casa de empeño crezcan entre 12 y 15%.

Del 100% de los artículos que reciben las 310 sucursales de Nacional Monte de Piedad establecidas en la República Mexicana, las alhajas y joyería representan 90%, mientras que artículos varios, como herramientas, aparatos electrodomésticos y de sonido, cámaras fotográficas, entre otros, el 10% restante.

El préstamo promedio que Nacional Monte de Piedad otorga a los pignorantes asciende a 2,300 pesos, con una tasa de interés de 3% mensual en el esquema clásico, y en el de pagos libres es de 4.5%.

Cifras de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) revelan que los padres de familia gastarán un promedio de 40% de su salario para poder cubrir las necesidades escolares de sus hijos, y dependiendo la lista de útiles invertirán entre 1,000 y 2,000 pesos.

Asimismo, la Cámara espera que las ventas crezcan hasta un 40%, que dejarán una derrama económica de 1.1 a 2 millones de pesos.

Roberto Alor, director de Prendamex, cuenta en entrevista: “Durante esta temporada escolar destinaremos 290 millones de pesos en créditos, y por primera vez daremos los préstamos sin exigir presentación de la prenda, pero sólo a los usuarios que han sido responsables en su historial con la empresa.”

Alor estima que en este regreso a clases el número de pignorantes que recibirán sus 760 sucursales en México crecerá 11%, y asegura que hasta 90% del gasto familiar se verá comprometido por el nuevo ciclo escolar.

Prendamex ofrece un préstamo promedio de 1,500 pesos, con una tasa de interés mensual de 5.95%.  El plazo máximo del empeño es de un mes, pero para el caso de los electrodomésticos es de hasta tres periodos, en tanto que en alhajas y joyas el tiempo es indefinido, con un crédito de hasta 90% del valor comercial de la prenda.

El directivo detalla que 75% de sus pignorantes recupera sus pertenencias al final del periodo de empeño, mientras 25% las pierde, las cuales son vendidas en aparadores de las sucursales.

Por rubro, los sectores de la población con mayor presencia en Prendamex son amas de casa, con 60%, y el 40% restante está integrado por profesionistas, jubilados y trabajadores activos.

 

Antes de empeñar…

Antes de acudir a una casa de empeño toma en cuenta las siguientes recomendaciones que brinda la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

1. Recurre a este tipo de crédito sólo en casos de extrema urgencia.

2. Antes de empeñar, compara al menos tres casas de empeño.

3. Consulta la pizarra de anuncios o solicita al encargado de la casa que te brinde información sobre las tasas de interés, porcentaje del préstamo y cantidad de refrendos.

4. Paga a tiempo. Así evitarás el cobro de intereses moratorios y el riesgo de perder tu prenda.

5. La tasa de interés varía con base en los servicios adicionales que llegue a prestar la casa de empeño.

6.- Profeco cuenta con un Buró Comercial, en el cual podrás consultar si el contrato de adhesión de la casa de empeño está debidamente registrado.

Para conocer más de este tema da click aquí.

 

Siguientes artículos

Industria editorial: ¿negocio envuelto en la miseria?
Por

La industria editorial genera 330 millones de libros al año, pero la mayoría son escolares. La venta de títulos asciende...