El camino para la transformación de las casas editoriales se está gestando y la tecnología para lograrlo ya está disponible para todas, grandes o pequeñas.

 

 

Con más de un siglo de existencia, las casas editoriales han tenido que reinventarse una y otra vez, pasando de los procesos de edición e impresión manual a sistemas mecánicos automatizados y, más recientemente, a las herramientas de formación digital. Actualmente la industria editorial está pasando por un momento complicado, en buena parte debido a la competencia en otros medios, especialmente en Internet, donde nuevos modelos de producción y de negocio están alejando a los lectores de los productos impresos.

PUBLICIDAD

Estos nuevos canales están permitiendo el desarrollo de una nueva clase de editorial: la Editorial 2.0, enfocada en la creación de productos digitales. Estas nuevas editoriales son por lo general pequeñas casas independientes que distribuyen sus libros por medio de tiendas en Internet o a través de sus propios sitios web creadas más para la nueva generación de Millenials que para los lectores acostumbrados a leer impresos.

Las Editoriales 2.0 aprovechan plataformas como ISSUU, PressBooks, LeanPub o GitBook para no tener que inventar todo desde cero, y publican contenido original que puede ser distribuido inmediatamente en todo el mundo con un costo mínimo, en descarga digital o en impresión bajo demanda.

Es posible que la industria editorial repita el patrón de la industria de la publicidad y la mercadotecnia en la última década: cuando los medios digitales comenzaron a ser populares, muchos creativos aprovecharon para fundar agencias digitales enfocadas a crear y producir publicidad sólo para medios electrónicos y diferenciarse de las grandes agencias enfocadas en media tradicional para aprovechar la web como un nuevo medio de comunicación.

Con el tiempo, esas pequeñas agencias digitales han crecido para volverse competencia directa de las agencias tradicionales, a las que sólo les ha quedado adoptar la comunicación digital como parte de su oferta o desaparecer. Hoy ya no hablamos de “mercadotecnia digital” o “mercadotecnia tradicional”, dado que ambos son simplemente “mercadotecnia”. No cambia la función, sino que se adecua a los nuevos canales.

Los gobiernos y la administración pública también tienen un rol importante en la gestión y desarrollo de las nuevas editoriales, especialmente en temas de brecha digital, pero ése es un tema para otro día.

El camino para la transformación de las casas editoriales se está gestando y la tecnología para lograrlo ya está disponible para todas ellas, grandes o pequeñas. El mayor reto es que las editoriales puedan superar la inercia de años, para que junto con sus autores den el paso hacia una nueva manera de crear libros.

 

 

Contacto:

Correo: contacto @tesseractpages.net

Twitter: @TesseractPages

Página web: Tesseract Pages

Blog: Tesseract Pages

Facebook: Leyendo más

Correo: [email protected]

Twitter: @mauricioangulo

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Vinícola Urbana: la empresa que logró producir vino en el DF
Por

La uva se trans­porta desde un viñedo en Ensenada, Baja California, todavía en racimo y refrigerada. En Polanco se hace...