La Secretaría de Economía logró detener una normatividad que limitaría la comercialización de juguetes en esta temporada navideña, lo que hubiera dejado sin Santa y Reyes Magos a casi 40 millones de niñas, niños y adolescentes mexicanos.

Resulta que un laboratorio mexicano, que por cierto también tiene un organismo de certificación, la Asociación de Normalización y Certificación (ANCE), que preside Rafael Nava, tenía la autorización para que su laboratorio revisara el cumplimiento de la NOM-003-SCFI-2014 para juguetes eléctricos de menos de 24 volts.

Como casi no pasa en México, ANCE era el único laboratorio que tenía la infraestructura para ofrecer el servicio a las más de 100 empresas que venden juguetes eléctricos en el país, lo que sin duda representaría un negocio millonario, mismo que de acuerdo a expertos en evaluación de la conformidad, superaría los 20 millones de pesos anuales.

Sin embargo, las empresas jugueteras se percataron de que el laboratorio de ANCE no contaba con la capacidad para atender la demanda de los más de 10 mil tipos de juguetes eléctricos que se comercializan en México.

PUBLICIDAD

Esta problemática fue expuesta ante autoridades como Profeco, de Ernesto Nemer, y Economía, de Ildelfonso Guajardo, quien tomó la decisión de otorgar una prórroga al cumplimiento de la NOM-003-SCFI-2014.

Lo que es un hecho, es que las empresas jugueteras se comprometieron a cumplir con estándares internacionales para garantizar la seguridad de los niños, y al mismo tiempo, la autoridad trabajará en solucionar los problemas de infraestructura para verificar el cumplimiento de la norma en todos los juguetes eléctricos.

“Si el gobierno no toma la decisión de prorrogar el cumplimiento de la NOM, miles de niños se hubieran quedado sin su juguete preferido. México brinda certidumbre y garantiza la seguridad de los juguetes eléctricos con esta decisión”, nos dice un representante de la industria juguetera.

 

El ataque a Ildefonso

 

El Consejo Mexicano de Normalización (Comenor), que preside Rafael Nava, es un organismo al que muchos integrantes del Sistema Mexicano de Metrología, Normalización y Evaluación de la Conformidad (SISMENEC), señalan como los autores intelectuales de una estrategia mediática que en los últimos meses se ha instrumentado en contra de la Secretaría de Economía de Ildelfonso Guajardo.

El director de Comenor, Roberto Alegría, confesó ante un funcionario de Economía, las acciones que se llevarían contra la Dirección General de Normas, para lo cual también ofreció una solución, a través de un despacho que irónicamente días después instrumentó la campaña de ataque contra la dependencia, de acuerdo con reportes periodísticos.

De acuerdo a fuentes del sector, al interior de Comenor se instauró una comisión para indagar a fondo la participación de Roberto Alegría, y todo parece indicar que las dudas persisten sobre la gestión del también ex director de Canieti, quien dicen salió por la puerta de atrás del organismo de tecnología.

Rafael Nava es presidente de Comenor, pero también trabajó como directivo en MABE, el consorcio de la familia Berrondo, multinacional que diseña, produce y distribuye electrodomésticos a más de 70 países alrededor del mundo.

 

Siguientes artículos

contingencia
Insaciables, sí van contra la ‘plusvalía’
Por

La nueva Ley de Vivienda de la CDMX abre la puerta para implementar en el futuro un impuesto a la 'plusvalía' que podría...