La generación millennial, como se conoce a los nacidos entre 1980 y 1995, está cada vez más inconforme con las propuestas laborales disponibles en el mercado, por lo que los jóvenes prefieren en ocasiones ingresar a las filas de los 7.5 millones de ninis que contabiliza el INEGI, de Julio Santaella, antes de aceptar opciones de empleo consideradas poco atractivas.

No es raro que esto ocurra en México pues, a pesar de ocupar el lugar 34 en productividad entre los países miembros de la OCDE, de José Ángel Gurría, es el segundo país, según la misma fuente, cuyos trabajadores laboran más horas al año, con 2,246 horas de trabajo.

Tales números son plenamente contrastantes con los países que lideran los índices de productividad laboral, como Alemania, Suecia y Noruega, donde los empleados trabajan en promedio menos de 1,500 horas anuales y, por consiguiente, gozan de largos periodos vacacionales. O más tiempo para crear y pensar en nuevas formas de ganarse la vida.

Las mencionadas naciones detectaron que el bienestar y productividad de los empleados radica en encontrar un balance entre trabajo y vida privada, o bien, en apostar a la creación de alternativas de empleo de medio tiempo para favorecer e integrar periódicamente a las nuevas generaciones a la Población Económicamente Activa.

PUBLICIDAD

Con base en esa experiencia, durante los últimos seis años se ha puesto en práctica en México un proyecto de trabajo colaborativo para vincular a los jóvenes con la industria de la mercadotecnia y la investigación de mercados.

Se trata de un modelo desarrollado por el Consorcio UPAX, que lidera Cecilia Fallabrino, que consiste en una aplicación digital a la cual puede conectarse cualquier usuario para realizar tareas de recopilación de datos de mercado que requieren las empresas en tiempo real.

El usuario de esta aplicación puede trabajar desde su propio teléfono, asumiendo labores que se enlistan en el sistema UPAX de la misma manera que un conductor de Uber, de Roberto Fernández, selecciona los viajes que tiene posibilidad, disposición y “ganas” de cubrir.

El modelo UPAX es el primero en su tipo en el país, y tiene ya presencia en los 32 estados de la República Mexicana, con la incorporación de casi tres mil usuarios disponibles para realizar tareas en la totalidad del territorio nacional.

Destaca que el ingreso promedio de una persona que se dedica a realizar estas tareas durante 12.4 horas en promedio al mes, es de 2,677 pesos; es decir, una cantidad 18% superior a la del salario mínimo.

Lo anterior es nada despreciable si se toma en cuenta que hasta el 80% de los usuarios que aquí desarrolla encuestas, compradores misteriosos y activaciones BTL, tiene otro trabajo y complementa su ingreso mediante esta aplicación.

A la fecha, UPAX suma a decenas de clientes provenientes de diversos sectores como el financiero, retail, telecomunicaciones, bienes de consumo y entretenimiento, vía clientes de la talla de AT&T, Unilever, Holcim, FEMSA y La Moderna, entre otros.

 

 

Quintana Roo ordena la casa 

 

El gobierno de Carlos Joaquín González cumple 100 días al frente de Quintana Roo, mismos en que se ha dedicado a desmembrar la red de corrupción con que venía operando la anterior administración estatal, a poner orden en las finanzas y a recuperar la confianza de la ciudadanía.

En cuanto asumió el poder, puso en marcha de inmediato el “Pacto de Austeridad por Quintana Roo”, al cual se suscribieron los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, gobiernos municipales y organismos autónomos, quienes con disciplina financiera buscan obtener un ahorro de alrededor de 1,600 millones de pesos.

Además, a través de la Secretaría de Finanzas, de Juan Vergara, aumentará la recaudación mediante la creación de un impuesto al juego, ampliación del impuesto sobre nómina a las prácticas de outsourcing, mayores impuestos sobre la Adquisición de Bienes Inmuebles, pero también brindando exenciones fiscales de entre 50 y 100% en impuestos cedulares, automovilísticos y predial a la población en general.

 

Odebrecht adelante 

 

La firma Odebrecht, que encabeza a nivel global Newton de Souza, sigue a la alza a pesar del turbulento contexto de la crisis económica en Brasil y de sospechas de corrupción en toda la región, por lo que se dio a la tarea de efectuar ajustes financieros para continuar con su plan de expansión global en 2017, lo que de entrada le valió que la agencia Moody’s elevara su calificación de “Caa1” a “B3”, con perspectiva positiva.

Asimismo, a pesar de las acusaciones de pago de sobornos y fuertes multas que ha tenido que pagar por sus escándalos, se acaba de adjudicar el proyecto para recuperar la navegabilidad del río Magdalena, en Colombia, el más importante del país cafetalero, después de acreditarse un financiamiento de 250 millones de dólares por el Banco Japonés Sumitomo. Y por si eso no fuera suficiente, Odebrecht México, que lidera Luis Weyll, mantiene el interés de participar en nuevas obras que incluyen sectores como el energético, gasoductos, carreteras, hidroeléctricas e infraestructura, incluido el NAICM. Habrá que ver si todas las miradas en busca de algo malo en toda la región no tiran sus expectativas al fondo del río menos navegable del mundo.

 

 

Siguientes artículos

Construyendo Identidades en Tijuana
Por

Desde su fundación, Tijuana fue una ciudad de migrantes. La última década ha sido de bonanza, pero su reto actual es inc...