El siguiente es un análisis planteado a manera de pregunta y respuesta sobre los efectos que puede tener un dólar fuerte en la economía, el autor es Martín Pereira, analista de Saxo Bank, quien amablemente dio respuestas a las inquietudes la edición centroamericana de Forbes.

 

1. En particular, Centroamérica es la región más dolarizada de Latinoamérica. ¿Cómo puede afectar el alza del dólar a la economía de la zona?

Primero hay que realizar un análisis del por qué el dólar se fortalece. El motivo principal detrás del alza del dólar es que la economía estadounidense está creciendo y lo ha estado haciendo a tasas cada vez mayores, lo que ha permitido recuperar puestos de trabajo y al mismo tiempo reducir la tasa de desempleo.

PUBLICIDAD

Debido a este comportamiento, la Reserva Federal (FED), que tiene dos mandatos, estabilidad de precios y máximo empleo, se ha visto en una posición de comenzar su estrategia de salida de la política monetaria expansiva que debió implementar al inicio de la crisis financiera de 2008. La FED ya dejó de comprar activos en base mensual y ahora las miradas están puestas en el momento en que comenzará a incrementar las tasas de interés. Desde el momento que la FED anunció el inicio de este proceso es que el dólar comenzó una tendencia alcista.

Las economías latinoamericanas no estarán alejadas de este proceso, como no lo estará ningún país del mundo, ya que estamos hablando de cambios en la principal economía y divisa del mundo. Lo primero que uno podría decir en términos de impacto de una suba del dólar es que el debilitamiento de las monedas locales permitirá que las exportaciones sean más competitivas y por otra parte las importaciones más costosas.

Pero hay varios elementos a tener en cuenta, y por tanto el análisis no es tan simple. Surgen varias interrogantes, como qué tan importante es el sector externo en cada una de las economías, que tan dolarizada está la deuda del país en cuestión, cómo afecta el alza del dólar a los commodities que exporta e importa cada una de estas economías, cuáles son los principales socios comerciales, etc. Dependiendo de estas variables uno puede concluir cuáles serían las vulnerabilidades e impactos específicos que se podrían esperar ante esta tendencia alcista del dólar.

Otro elemento a considerar, y esto es común a la mayoría de los países de Latinoamérica, es que la crisis de los principales países desarrollados provocaron una drástica baja de las tasas de interés en el mundo y permitieron que muchas inversiones fueran a la búsqueda de mercados o países con tasas de interés superiores y estabilidad política y económica, algo que varios países de Latinoamérica estaban en condiciones de ofrecer. Estas inversiones generaron un crecimiento y desarrollo económico muy importante en estos mercados emergentes, pero es lógico considerar que si el contexto de bajas tasas de interés en Estados Unidos está llegando a su fin este proceso de flujo de inversiones no continúe con la misma intensidad.

Para complicar aún más el análisis, la Eurozona está en una situación económica de alto desempleo, bajo crecimiento y camino a la deflación, China con desaceleración económica y llevando a cabo medidas de estímulos, mientras que Japón lucha por sacar la economía de la deflación con medidas monetarias sin precedentes.

En términos generales, podemos decir que América Latina no contará con el mismo flujo de inversiones que hemos visto en los últimos años. En caso de que la tendencia del dólar continúe habrá cambios en los precios relativos que generarán impacto en la inflación y volatilidad del tipo de cambio. De concretarse estos posibles impactos, estas economías tendrían restricciones de gasto y por consiguiente el sector público deberá cuidar el gasto público para que el déficit fiscal no deje de ser sostenible y termine afectando a la deuda.

En el caso específico de México, en la medida que Estados Unidos continúe en esta tendencia consideramos que será positivo para la economía. Existe una gran correlación entre las series de PIB de Estados Unidos y México y eso se debe claramente a la proximidad geográfica y gran vínculo económico de ambas economías. En términos comerciales, Estados Unidos tiene una ponderación significativa tanto en las exportaciones como en las importaciones, por lo que uno mantendría optimismo en el futuro de la economía mexicana si Estados Unidos permanece en esta senda de recuperación económica. Adicionalmente, México ha sabido sobrellevar la crisis financiera estadounidense de buena forma, los precios están relativamente estables, las reservas internacionales han crecido, la deuda de la economía se mantiene principalmente en pesos mexicanos y la tasa de desempleo está en niveles sumamente aceptables.

 

2. ¿Cómo podría impactar el alza del dólar en las exportaciones de la región y qué productos en particular serían los más afectados?

El alza del dólar permitiría mejorar la competitividad de las exportaciones de los países latinoamericanos (para aquellos países que tienen su propia moneda) y al mismo tiempo encarecería las importaciones. También se debe considerar el impacto del alza del dólar y la evolución de los precios de los productos que se exportan. Por ejemplo, el precio del petróleo se está desplomando, lo cual es positivo para aquellas economías que deben importar petróleo, pero sumamente negativo para las economías exportadoras. También hay otros commodities que están bajando de valor, lo cual afecta las exportaciones y contrarresta el efecto positivo de la depreciación de las monedas locales ante el dólar.

 

3. ¿Hay países que pueden ganar con el incremento del dólar? ¿Quiénes y por qué?

Tal como mencioné en la pregunta 1, México puede ser una economía beneficiada ante este escenario por la cercanía y vínculo comercial que tiene con Estados Unidos.

 

4. ¿Cuáles son las expectativas de banda, como porcentaje, en que se estima se moverá el dólar en 2015?

Es bastante complejo dar un pronóstico de cuánto puede variar el dólar, ya sea frente a una moneda en particular o una canasta de monedas. El escenario más probable es que la economía estadounidense continúe en la senda de la recuperación económica, pero que modere su tasa de crecimiento ante un escenario económico global complejo debido a las bajas perspectivas de crecimiento de otras potencias económicas. Ante este escenario más probable, es posible que el dólar modere su alza. Por ejemplo, como referencia, este año el DXY (índice del dólar vs. una canasta de las principales monedas mundiales) acumula un incremento de aproximadamente 10%. Los otros dos escenarios posibles, aunque menos probables son:

1) Estados Unidos continúe registrando crecimiento económico, en cuyo caso la tendencia alcista del dólar se profundizará;

2) Estados Unidos se ve afectado más de lo esperado por el contexto internacional de bajo crecimiento económico y se produce un debilitamiento generalizado del dólar.

 

5. ¿Cuál es el impacto que se espera que tenga la fluctuación del dólar en la deuda pública latinoamericana?

El impacto dependerá de cómo las economías latinoamericanas están preparadas para enfrentar un contexto diferente al que han estado enfrentando en los últimos años (cambios en los precios relativos, menos inversiones, reservas internacionales, etc.) y cuál es la composición de la deuda en términos de moneda y vencimientos de cada una de las economías. Las economías que tengan una alta ponderación de su deuda en moneda extranjera serán más vulnerables a complicaciones. Los países que aprovecharon la oportunidad de contexto internacional de bajas tasas de interés y clima económico interno favorable para emitir en moneda local y diversificar los vencimientos verán sus frutos en los próximos años.

Los países que no están teniendo acceso al crédito, o que si lo tienen es limitado, tendrán complicaciones adicionales, sobre todo teniendo en cuenta que las cuentas públicas ya están en una situación poco favorable, con tasas de inflación sumamente elevadas y el precio de sus principales commodities bastante por debajo de lo esperado.

 

6. ¿De qué depende que el dólar vuelva a un estado de mayor estabilidad y cuándo podría tener lugar esto?

Depende básicamente de Estados Unidos. Ante el escenario más probable que indicamos anteriormente, el dólar mostraría más estabilidad aunque sin perder su tendencia alcista.

 

7. ¿Cuáles son los aspectos que deben tener presentes los empresarios latinoamericanos respecto a este tema el próximo año?

Deben considerar que probablemente haya menos inversiones en América Latina, probablemente un dólar que continuará con un sesgo al alza y cambios en los precios relativos. Adicionalmente, deberían analizar cómo estos cambios pueden impactar a la economía local, lo cual dependerá principalmente de qué tan preparada está la economía para enfrentar los shocks externos.

 

Siguientes artículos

¿Cómo conciben el dinero las personas exitosas?
Por

¿Qué piensan los millonarios sobre el capital? Para tratar de entender lo que pasa por la mente de quienes aparecen en l...