San Salvador/enviado. Para el director ejecutivo de Polaris Banca de Inversión, Luis Portillo, la maduración del mercado de valores en la región se presentará cuando se logre la Bolsa de Valores de Centroamérica, debido a que la región del Istmo la necesita, asegura.

Una muestra de que hay actores interesados en que se concrete una Bolsa de Valores centroamericana es la alianza entre la Bolsa de Valores de El Salvador (BVES) y la Bolsa Valores de Panamá (BPV), que lograron negociar un monto de 50 millones de dólares (mdd) entre mayo de 2017 y enero de 2018.

El presidente de la BVES, Rolando Duarte, señaló que este monto obtenido de las transacciones significa grandes avances en el primer mercado de valores común de la región. Agregó que este nuevo modelo de negocios permite el acceso a una nueva generación de inversionistas.

Puedes leer:  Esta es la cooperativa láctea de Costa Rica que vende 1,000 mdd

PUBLICIDAD

En este mismo sentido, Portillo reconoce que hay casos de éxito, pero estos son aislados. Un ejemplo es la figura de titularización, que hay en la BVES, la cual consiste básicamente en tomar flujos de capital futuros para apalancar proyectos.

“Lo miro como un éxito, por que en Centroamérica existe un reguardo por parte de los empresarios sobre la información. La figura de titularización permite entrar el mercado de valores y al mismo tiempo te permite no revelar del todo la información de la empresa”, considera el empresario salvadoreño.

El director ejecutivo de Polaris Banca de Inversión considera que esta figura puede ser utilizada por Costa Rica en el sector inmobiliario, pero debido a su regulación no la han puesto en práctica.

Podría tener lugar en el mediano plazo

El director ejecutivo de Polaris Banca de Inversión, Luis Portillo, cuenta a Forbes que una pregunta que se hacen seguido los involucrados en el mercado de capitales, es ¿cuándo habrá una bolsa de valores centroamericana? “Esa pregunta es la que todos los involucrados en el mercado de capital y capital privado nos hemos hecho”, expresa.

Para el inversionista, la posible integración se presentará en el mediano plazo. “Siempre se ha discutido ese tema. La resistencia a los cambios por parte de las bolsas de valores y la valoración de las bolsas son factores para unir esfuerzos”, añade.

Portillo considera que todos los actores deben colaborar, por lo que se debe coordinar la regulación de todos los países, así como homogenizar el mercado de valores. “Los empresarios e inversionistas deben dar un paso de fe en medida que ellos sepan que lo pueden hacer funcionar. Las casas de bolsas deben regionalizarse más y tener sus posiciones cubiertas”, señala.

Asimismo, el directivo de Polaris considera que otro elemento para la integración de las bolsas en Centroamérica es el poder disminuir el costo de capital de las empresas, así como en materia de deuda.

Sostiene que para que se dé una integración, primero las bolsas con más dinámica se deben juntar, las cuales son las de El Salvador, Costa Rica y Panamá.

En septiembre de 2015, El Salvador y Panamá dieron el primero paso. En la declaración de la firma entre ambas bolsas en septiembre de 2015, la BVES señala que la integración de las plazas bursátiles de El Salvador y Panamá pone a disposición mecanismos ágiles y eficaces para posibilitar la negociación de los valores con un mercado ampliado de más de 9,000 mdd en volumen de negociación, por medio de la figura Operadores Remotos.

“La Integración de los Mercados de Valores es una atractiva opción para ganar eficiencia por medio de economías de escala y generar una alternativa competitiva de financiamiento para las empresas, por medio de la emisión de valores en un mercado ampliado, que también beneficiaría a los inversionistas e intermediarios bursátiles y, en general, al desarrollo financiero de la región”, sostiene la bolsa de valores salvadoreña.

Portilla reconoce que las bolsas de valores de Centroamérica deben aprender a México en el proceso de integración.

“El crecimiento de las empresas en México se ha dado porque ha abierto su capital en la Bolsa Mexicana de Valores en la que se pueden hacer emisiones por 100 o 150 millones de dólares, lo cual la hace atractiva”, señala.

Las 35 empresas que listan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se han visto beneficiadas por el crecimiento en el capital financiero y humano, además esto les ha permito salir a conquistar a Latinoamérica, expone Portillo.

Durante 2017, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV alcanzó su mejor desempeño desde 2012 en medio de un entorno de volatilidad ante la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las interminables amenazas de Donald Trump y la reforma fiscal en Estados Unidos.

El IPC, el indicador más importante del mercado accionario mexicano, reportó una ganancia de 8.1% a 49,354.42 unidades el año pasado, lo que significó su mejor rendimiento desde 2012, de acuerdo con Banco Base.

 

Siguientes artículos

Panamá y Reino Unido trabajan en temas sobre educación
Por

Además, el mandatario Varela presentó el Panamá Invest Londres, donde expuso el crecimiento económico, la seguridad jurí...