Reuters.- Muchos de los centroamericanos que hicieron fila en una oficina de apoyo a refugiados en el sur de México dijeron que podrían abandonar sus planes de llegar a Estados Unidos y permanecer en México si el presidente Donald Trump reprime aún más la inmigración.

México está aumentando la seguridad en su frontera sur con Guatemala como parte de un acuerdo con Washington, después de que Trump amenazó con imponer aranceles a los productos mexicanos si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no reduce el flujo de migrantes que llegan a Estados Unidos.

Bajo la presión de su vecino del norte, México también acordó ampliar un programa iniciado en enero que obliga a los migrantes a esperar en México el resultado de sus solicitudes de asilo en Estados Unidos.

El jueves, Estados Unidos comenzó a aumentar el ritmo de los retornos de los solicitantes de asilo a México.

Además, si México no reduce los flujos de inmigración antes de mediados de julio, se convertiría en un “tercer país seguro” donde los solicitantes de asilo tendrían que buscar refugio en lugar de Estados Unidos.

En el estado de Chiapas, en el sur de México, la sobrecargada oficina de ayuda a refugiados COMAR en la ciudad de Tapachula ha visto un aumento de solicitantes de asilo.

Es una de las tres oficinas de este tipo en el país. Las personas que esperan en la fila afuera de la oficina de COMAR dijeron que se arriesgarían a quedarse en México si su única opción fuera regresar a Centroamérica, asolada por la violencia.

Miles de familias han huido de la pobreza y la delincuencia desenfrenada en Honduras, El Salvador y Guatemala en el último año, abriéndose camino a través de México en dirección a Estados Unidos.

“Si no tendríamos otro opción, sí, podemos quedarnos en México, porque realmente a Honduras no podemos regresar”, dijo Dagoberto, de 34 años, esperando en la fila bajo el resplandeciente sol del mediodía del viernes con su compañero, José.

Dagoberto dijo que había recibido amenazas en Honduras cuando una pandilla criminal se hizo cargo del negocio para el que trabajaba. Le estaba pidiendo a COMAR una visa humanitaria para permitirle llegar a la frontera de Estados Unidos.

Dagoberto y José, que esperan casarse si llegan a Estados Unidos, se negaron a dar sus apellidos, explicando que la banda de delincuentes que los obligó a salir de Honduras tenía alcance internacional.

Nidia Martínez y sus tres hijos durmieron las tres noches anteriores en la acera frente a la oficina de COMAR, donde ella está buscando una credencial para permitirle viajar al norte hacia la frontera con Estados Unidos.

“Quiero llegar a Estados Unidos. Si no puedo, entonces México es un buen lugar para vivir”, dijo, citando la sensación de mayor seguridad que sintió desde que llegó a Tapachula.

“En Honduras no se puede vivir en la calle porque te roban, te violan o te matan”, dijo Martínez, de 28 años, con una sonrisa de alivio de que ella y sus hijos no habían sido agredidos en la ciudad mexicana fronteriza con Guatemala.

Pero la seguridad en su caso dependía de dormir afuera de la oficina de refugiados. Los migrantes en otras partes de la ciudad y en todo México a menudo se enfrentan a la extorsión, el secuestro y, lo que es peor, por parte de delincuentes o funcionarios gubernamentales corruptos.

Martínez dijo que podría buscar a su madre, que vive en el estado de Puebla, México, y hacer arreglos para vivir con ella y encontrar trabajo. Pero ella explicó que no podía ir a ninguna parte sin el documento de COMAR.

“Hay que anochecer y amanecer aquí porque sin este papel me agarran y me deportan (…) Se sufre pero hay que esperar ese papel”. agregó.

Su hija de 20 meses de edad, Litzy, la miró sonriendo usando una sudadera de lana decorada con corazones azules y con el pelo atado con una banda morada. Más tarde en el día, fueron obligados por un aguacero tropical a meterse en las puertas para mantenerse secos.

Hernando Gustavo Velázquez, de 45 años y quien llegó de Honduras una semana antes con su hermana y su sobrino, también dormía afuera esperando una oportunidad de entrevista en la oficina de refugiados.

Velázquez dijo que si no pudiera cumplir su sueño de llegar a Estados Unidos, entonces México sería mucho mejor que regresar a Honduras. “En Honduras, si no se paga la extorsión, no es mentira, van a matar a tu familia y lo matan a usted”, dijo.

 

Siguientes artículos

Así fue la primera misa en Notre-Dame después de incendio
Por

Menos de un 10% de los 953 millones de dólares prometidos por multimillonarios, líderes de negocios y otros han sido rec...