Por Maggie McGrath

El presidente ejecutivo de Starbucks, Howard Schultz, está sumando su voz a la de los alarmados y molestos por la orden ejecutiva del presidente Donald Trump en materia de inmigración, y está aumentando la apuesta de la empresa a su cargo, prometiendo contratar a 10,000 refugiados en los próximos cinco años.

La orden ejecutiva de Trump, que impuso una prohibición mínima de 90 días a inmigrantes y refugiados de siete países de mayoría musulmana (Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Yemen y Siria, aunque los sirios han sido prohibidos indefinidamente), ha provocado un derramamiento de críticas, incluso de los principales ejecutivos y fundadores de empresas en todo Estados Unidos. El fundador y CEO de Airbnb, Brian Chesky, dijo que su compañía ofrecerá alojamiento gratuito a los refugiados ya cualquier persona no permitida en Estados Unidos; El cofundador de Google Sergy Brin se unió a una protesta en el Aeropuerto Internacional de San Francisco; y los CEOs de Tesla, Facebook, Apple y Microsoft han twitteado, enviado por correo electrónico o expresado públicamente de otra manera su desaprobación.

Lee también: Trump impide entrada a EU de siete naciones y refugiados

PUBLICIDAD

Pero en una carta enviada a los empleados de Starbucks el domingo por la noche, Schultz hizo una de las condenas corporativas más contundentes hasta el momento.

“Les escribo hoy con profunda preocupación, un corazón atribulado y una promesa determinada”, comenzó Schultz, diciendo que quiere que sus empleados sepan que “no nos quedaremos impasibles ni en silencio mientras la incertidumbre en torno a las acciones de la nueva administración crece con cada día que pasa”.

Citando la “larga historia” de la empresa en lo que respecta a la contratación de jóvenes en busca de oportunidades, Schultz compartió sus planes de contratación:

“Hay más de 65 millones de ciudadanos del mundo reconocidos como refugiados por las Naciones Unidas, y estamos desarrollando planes para contratar a 10,000 de ellos durante los próximos cinco años en los 75 países alrededor del mundo donde Starbucks hace negocios”, escribió. “Y comenzaremos este esfuerzo aquí en Estados Unidos enfocando nuestros esfuerzos de contratación en aquellas personas que han servido con las tropas de Estados Unidos como intérpretes y personal de apoyo en los diversos países donde nuestros militares han solicitado dicho apoyo”.

Lee también: Boicot contra Starbucks también afectará a mexicanos

Schultz, que cederá su título de CEO a Kevin Johnson en abril, nunca ha sido tímido al hablar sobre la importancia de equilibrar los beneficios de su empresa con benevolencia. Bajo su administración, Starbucks ha ampliado su presencia en bases militares con el objetivo de contratar veteranos y cónyuges en servicio activo; fundó un programa para dar a los empleados la oportunidad de obtener un título universitario en línea de la Universidad Estatal de Arizona, en el que es pagado por Starbucks, y apenas el verano pasado, Starbucks dijo que ampliará la cobertura de salud para empleados elegibles a tiempo completo y a tiempo parcial a través de un intercambio privado.

Su carta del domingo no dejó de expresar su apoyo a los empleados de Starbucks afectados por la orden ejecutiva o a los refugiados alrededor del mundo; Schultz también abordó otras dos entidades que podrían verse afectadas negativamente por la nueva administración presidencial: “Dreamers”, los jóvenes adultos que forman parte del programa de Acción Diferida para la Llegada de la Niñez (DACA) y México. Para los Dreamers que son empleados de Starbucks, Schultz reafirmó el compromiso de la compañía de reembolsar la cuota bienal que deben pagar para permanecer en el programa. “Queremos que se sientan bienvenidos e incluidos en nuestro éxito”, dijo.

Lee también: Howard Schultz: el CEO que triunfó sin ir a la escuela de negocios

Para México, un país en el que Starbucks tiene 600 tiendas y 7,000 empleados, Schultz subrayó la importancia de construir puentes, no muros.

“El café es lo que une a nuestra herencia común, y como le dije a Alberto Torrado, el líder de nuestra alianza con Alsea en México, estamos listos para ayudar y apoyar a nuestros clientes, socios y sus familias en México mientras navegan por el posible impacto que las sanciones comerciales, restricciones migratorias y los impuestos podrían tener en sus negocios y su confianza en los estadounidenses”, dijo.

“Todos estamos obligados a asegurar que nuestros funcionarios electos nos escuchen de manera individual y colectiva”, concluyó. “Estamos en el negocio para inspirar y nutrir el espíritu humano, una persona, una taza y un barrio a la vez, ya sea que ese barrio esté en un estado rojo (republicano) o un estado azul (demócrata), un país cristiano o un país musulmán o una nación unida, eso no cambiará. Tienen mi palabra.”

Lee también: Howard Schultz se despide como CEO de Starbucks

 

Siguientes artículos

El pleito es con Trump, no entre México y Estados Unidos: Miguel Alemán Velasco
Por

El presidente de Interjet respaldó la decisión del presidente Peña Nieto de cancelar su visita de Estado prevista para e...