Por medio de la tecnología, Ford busca no sólo revolucionar los vehículos sino las calles de las ciudades.

En una presentación en el Consumer Electronics Show (CES) en Las Vegas, Jim Hackett, president de Ford Motor Company, presentó el concepto de “calle viviente”, la cual consiste en conectar automóviles, diversos tipos de transporte público, sistemas de control de tránsito y negocios a una plataforma en la nube.

Los beneficios de este sistema serían diversos, desde reducir el congestionamiento y contaminación vehicular hasta impulsar a empresas fincadas en la economía compartida.

La plataforma sería abierta, indicó Hackett, para que cualquier interesado pueda conectarse, compartir información y aprovecharla de la manera más adecuada para él.

PUBLICIDAD

“Con el poder de la inteligencia artificial y el aumento de vehículos autónomos y conectados, tenemos tecnología capaz de lograr una disrupción completa y el rediseño del sistema de transporte de superficie por primera vez en un siglo”, expresó.

Desde una visión humanista, el CEO de Ford destacó que las personas son las que estarían en el centro de toda el sistema, ya que gracias a éste podría recuperar horas que actualmente se pierden por la movilidad en las ciudades, así como espacio que ha sido dominado por los vehículos.

En la presentación, Don Butler, director de Vehículos Conectados y Servicios de Ford, indicó que la compañía tiene ya 700,000 vehículos conectados; asimismo, prometió que para el próximo año, cada vehículo nuevo que fabrique en Estados Unidos estará conectado.

Autos repartidores

Jim Farley, vicepresidente ejecutivo y presidente de Mercados Globales de Ford, aseguró que para la empresa, los vehículos de conducción autónoma no significan sólo poner esta tecnología en los modelos ya existentes, sino que su idea va más allá.

Al “conectar a todos a todo”, mencionó, se tiene la oportunidad de, entre otras cosas, beneficiar a los negocios en una ciudad.

El directivo señaló que la plataforma en la que trabaja Ford está orientada justamente a las empresas.

Una aplicación práctica que emplea vehículos autónomos y que ya prueban compañías como Lyft y Domino’s Pizza es la entrega de productos.

Con la plataforma, un negocio que busque enviar a un cliente un paquete, llamaría a uno de estos autos; al llegar éste, metería la mercancía e ingresaría la dirección de entrega; posteriormente, el vehículo seguiría la ruta más conveniente y al llegar a su destino, el comprador se acercaría a recoger su pedido, explicó Farley.

 

Siguientes artículos

CES 2018 | Dell presenta la laptop de 13 pulgadas más poderosa
Por

La nueva XPS 13 es una computadora resistente de 1 kg de peso con batería para 19 horas y pantalla 4K.