El gobernador chihuahuense César Duarte dijo que se le tiene que comprobar algún hecho ilícito de los que se le acusan, y negó que vaya a terminar en la cárcel una vez que deje el Ejecutivo estatal el próximo 4 de octubre.

“Estoy absolutamente claro de lo que ha hecho, con los pies en el piso y la frente en alto”, aseguró Duarte en entrevista televisiva con Carlos Loret de Mola.

Al hablar sobre las investigaciones periodísticas y denuncias en su contra por presunto enriquecimiento ilícito, uso indebido de funciones y actos de corrupción, el gobernador de Chihuahua negó tales señalamientos y aseguró que no tiene nada que esconder.

Lee también: PRI inicia proceso contra gobernadores de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo

PUBLICIDAD

Señaló que sus bienes provienen del trabajo constante y del esfuerzo que su familia realizó durante décadas en el negocio de la ganadería.

Sobre la investigación que apunta que el gobernador tiene más de 30 propiedades y alrededor de 70,000 hectáreas, Duarte dijo que faltan precisiones, ya que las propiedades se encuentran desde 1988 en sus activos, y no a raíz de que se desempeña como mandatario estatal; además de que se tratan sólo de 8,000 hectáreas.

Negó que estos bienes fueran producto de la corrupción, y resaltó que fueron adquiridos antes de ser gobernador.

Sobre sus declaraciones de bienes y su patrimonio, Duarte dijo que tiene una fortuna de 100 millones de pesos y que ésta no ha crecido desde que ejerce cargos de administración pública.

Lee también: Los mexicanos gastan 14% de su ingreso en corrupción

Al ser cuestionado sobre la supuesta compra de tres ranchos en un solo día, Duarte mencionó que no se trató de adquisiciones, sino de escrituraciones de propiedades que se realizaron el mismo día.

También señaló que tiene sus estados de cuenta de 1989 a 1995, con una circulación por más de 500-800,000 dólares mensuales, producto de que “he trabajado toda mi vida”.

Dijo que posee alrededor de 20 y 30 lotes de 126 metros, en que la mayor parte de los registros son de interés social; ya que vendía este tipo de vivienda antes de ser ser gobernador, y precisó que durante su gestión no ha edificado, construido, ni vendido, ninguna de estas propiedades.

Sobre el fin de su gubernatura el 3 de octubre, César Duarte negó que vaya a terminar en la cárcel y dijo que está “absolutamente claro” en lo que ha hecho, “con los pies en el piso y la frente en alto”.

Te recomendamos: Pega más la corrupción que la violencia, acusan empresarios

 

Siguientes artículos

Tecnológicas estadounidenses, sin miedo a la violencia en Jalisco
Por

Los planes de inversión presentados en una gira al Silicon Valley hablan de capitales por 250 mdd para Guadalajara, dijo...