La Comisión Federal de Electricidad (CFE) construirá una central eléctrica de Ciclo Combinado en Yucatán, tras una orden del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Vamos a construirla, ya tenemos un Proyecto de Inversión de Infraestructura Productiva con Registro Diferido en el Gasto Público (Pidiregas) ahí”, contestó a Forbes México el director de la empresa productiva del Estado, Manuel Bartlett.

La planta eléctrica será de 500 MegaWatts (MW) de capacidad, pero inicialmente se instalarían las unidades de turbogas, partes del ciclo combinado y tener 300 MW más pronto, detalló el director de operaciones de la compañía mexicana, Calos Morales Mar.

Una central eléctrica de ciclo combinado produce electricidad gracias a una o varias turbinas de gas natural. Sus gases de escape se aprovechan para calentar agua y accionar una turbina de vapor que también genera electricidad.

“Se piensa dar un crecimiento de esta generación posteriormente con una segunda etapa”, agregó.

El pasado 22 de junio, López Obrador anunció la construcción de una central eléctrica en Yucatán para evitar apagones en la región, aunque CFE previamente explicó que los problemas de suministro estaban asociados a la falta de suministro de gas y a la línea de transmisión eléctrica, que actualmente están reforzando.

Bartlett comentó que la construcción de un ciclo combinado tarda tres años y cada planta cuesta 600 millones de dólares (mdd).

El especialista energético Erick Sánchez Salas consideró como inverosímil esta decisión debido a que no hay disponibilidad de gas ni ductos que lo puedan transportar.

“En cualquiera de los dos casos complicará más el escenario actual. Si construyes sin aumentar el insumo no tendrás con qué echarla a andar. Si construyes sin expandir ductos van a encarecer la operación”, agregó.

El titular de CFEnergía, Miguel Reyes, explicó que junto con el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas) está planeando una compra consolidada que permita a CFE y Pemex resolver sus problemas de desabasto de gas, particularmente en la Península de Yucatán.

El director general de la filial comentó que exploraba la posibilidad de contratar una unidad flotante de almacenamiento de gas natural licuado (FSRU, por sus siglas en inglés) y descartó un swap entre ambas compañías estatales, reportó S&P Global Platts.

“Habló el Presidente de impulsar una nueva  planta para generar energía y fortalecer la que existe en la Península, y obviamente llevar gas, porque si no, de nada sirve”, agregó Bartlett.

 

 

Siguientes artículos

Precios altos y escasez de oficinas, un riesgo que crece en Ciudad de México
Por

El freno que el gobierno de la Ciudad de México puso desde octubre del año pasado a los permisos para construcción, incl...