Reuters.- El organismo de seguridad nuclear de Noruega analiza pequeñas cantidades de yodo radiactivo detectadas en el aire en el norte del país en los días posteriores a una explosión durante una prueba del propulsor de un cohete en Rusia.

La agencia nuclear estatal de Rusia, Rosatom, dijo el sábado que cinco personas murieron por la explosión y que el accidente involucró “fuentes de energía de isótopos”, sin dar más detalles.

La autoridad noruega de radiación y seguridad nuclear, DSA, dijo que había detectado el yodo radiactivo en su estación de filtro de aire en Svanhovd, que se encuentra en la frontera con Rusia. Un río separa los dos países en esa zona.

Las muestras fueron recolectadas del 9 al 12 de agosto, mientras que el accidente en la región de Arkhangelsk, en el norte de Rusia, ocurrió el 8 de agosto, señaló.

“Actualmente no es posible determinar si la última detección de yodo está relacionada con el accidente en Arkhangelsk. La DSA continúa haciendo análisis más frecuentes”, dijo la agencia.

Tales mediciones de radiación no son inusuales en Noruega, ya que sus estaciones de monitorización detectan yodo radiactivo entre seis y ocho veces al año y la fuente generalmente se desconoce.

El servicio meteorológico ruso dijo el martes que los niveles de radiación de la ciudad de Severodvinsk subieron en hasta 16 veces más, después de que funcionarios reportaron la explosión durante una prueba en una plataforma marítima.

Lee también: Rusia pide evacuar poblado por radiación tras accidente nuclear

 

Siguientes artículos

Corte ordena a la Ssa crear reglamento para uso medicinal de la mariguana
Por

Al conceder un amparo para un niño que requiere tratamiento, la Corte ordenó reglamentar el uso de la mariguana para fin...