Los electores y electoras chilenos eligieron este fin de semana una Convención Constitucional integrada en su mayoría por candidatos independientes y de la oposición de centro e izquierdas, quienes tendrán la misión de redactar una nueva Constitución más igualitaria y con mejor bienestar y derechos sociales que reemplace a la promulgada por la dictadura en 1980.

Según los resultados oficiales parciales con el 80% de los votos, los independientes, constituyentes de oposición y pueblos originarios obtendrían en total 117 escaños (más de dos tercios de los 155 escaños de la Convención), mientras que la derecha -que se presentó en una única lista conformada por los partidos del oficialismo- resultó la gran perdedora de esta elección al conseguir menos de un tercio de los escaños (38), lo que les impedirá influir en el contenido de la nueva Carta Magna y vetar artículos.

El resultado de la elección tuvo un fuerte impacto en los mercados chilenos este lunes, donde el peso cayó frente al dólar, el índice bursátil IPSA se hundía 9.56% y los títulos de los grandes grupos minoristas Falabella y Cencosud, así como los de LATAM Airlines, se desplomaban más de 10% durante los primeros negocios.

La suma de las dos listas de los partidos de la oposición de izquierda (52 escaños) también estaría lejos por sí misma de los dos tercios que se les llegó a atribuir antes de las elecciones y apenas alcanzarían un tercio de los escaños.

Leer: PAN denuncia ante la OEA a AMLO por intromisión en proceso electoral

Al reaccionar al resultado de las elecciones, desfavorables al oficialismo, el presidente Sebastián Piñera dijo que “la ciudadanía nos ha enviado un claro y fuerte mensaje. Al Gobierno y también a todas las fuerzas políticas tradicionales: no estamos sintonizando adecuadamente con las demandas y con los anhelos de la ciudadanía, y estamos siendo interpelados por nuevas expresiones y nuevos liderazgos”.

Por su parte, el excanciller y precandidato presidencial Heraldo Muñoz, del socialdemócrata Partido por la Democracia (PPD), expresó que “esto es un triunfo categórico del cambio, de los deseos de transformación de nuestro país para tener un Chile más digno, más justo y más próspero(…) Es un rechazo a la derecha que ha querido rechazar el cambio”,

“Hay un cuestionamiento de la clase política, la gente quiere cambios, quiere ilusiones nuevas, quiere propuestas”, agregó Muñoz.

En contra de lo que pronosticaban los sondeos y con un sistema proporcional de conteo que favorece a los grandes partidos políticos, los independientes (48 escaños) conseguirían un resultado inédito y podrían ser la primera fuerza de la convención, según resultados preliminares.

Se trata de figuras ajenas a la política que buscan canalizar las demandas ciudadanas de la crisis social de 2019, y su irrupción es vista por muchos expertos como el comienzo de un nuevo modelo de política ciudadana y el certificado de defunción de los desprestigiados partidos.

Los detractores de la Constitución de 1980, promulgada bajo la dictadura de Augusto Pinochet, creen que el documento está detrás de mucho de los males sociales actuales que sufre el país: a pesar de ser un país rico en recursos naturales, que tiene la mayor renta per cápita de América Latina y ser el tercer con más multimillonarios de Latinoamérica, cuenta con elevados índices de desigualdad y servicios de salud, educación y pensiones privatizados que endeudan a su población.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Todo esto por una Constitución que, sostienen sus críticos, limita el rol del Estado, incapaz de asegurar un mínimo de servicios y bienestar social al ciudadano, o de resguardarlo de los excesos del libre mercado.

El descontento con el sistema desembocó en octubre de 2019 en un gran estallido social que dejó más de 30 muertos, cientos de comercios y edificios incendiados y miles de millones de dólares en pérdidas.

Académicos como Fernando Atria, feministas como Alondra Carrillo, activistas como Giovanna Grandon (conocida en las protestas por “Tía Pikachu”) o profesionales como Rodrigo Logan lograrían un escaño en la convención, de acuerdo a los resultados preliminares.

“Gran sorpresa por el desempeño en votos y escaños de la listas de independientes, aunque la sorpresa más grande es el desplome absoluto de la derecha que, a pesar de ir en una lista unificada, no lograría alcanzar ni un tercio de los escaños”, dijo Julieta Suárez-Cao, politóloga de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La Convención redactará la primera Constitución paritaria del mundo, pues la elección garantiza el mismo número de constituyentes hombres y mujeres en los 28 distritos representativos en donde fueron elegidos.

Además, se reservaron 17 escaños para los pueblos originarios de Chile: siete para el pueblo mapuche, dos para el pueblo aymara y uno cada uno para los diaguita, colla, atacameño, quechua, yagán, kawésqar, chango y rapanui.

Los constituyentes tendrán ahora nueve meses para redactar la nueva Carta Magna, la primera que nace de un proceso plenamente democrático y participativo en toda la historia del país.

Entre los temas que los ciudadanos han expresado que quieren ver consagrados en la Constitución se encuentran garantizar el derecho a la salud, a la educación, a las pensiones y a los salarios dignos, a la vivienda, la desprivatización del agua, mayor regulación del Estado ante abusos empresariales, cambiar el sistema de gobierno actual o la duración de los mandatos.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El proceso constituyente, que podría prorrogarse por otros tres meses más una única vez, culminará en 2022 con un plebiscito de salida para aprobar o rechazar finalmente la nueva Constitución.

Se desconoce de momento el porcentaje de participación, aunque los expertos señalan que este no habría superado el 50,9% registrado en el plebiscito del pasado octubre, cuando casi el 80% de los electores decidieron dar carpetazo a la actual Constitución.

Desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012, ninguna elección ha superado el 50% de participación -a excepción del plebiscito- y el suelo se registró en las municipales de 2016, cuando solo votó el 34,9% del padrón.

Fuerte impacto en los mercados

Las elecciones tuvieron un fuerte impacto en los mercados chilenos debido a los resultados que evitan que la coalición oficialista de centroderecha pueda bloquear directamente eventuales cambios drásticos al modelo de libre mercado vigente en el país.

El peso chileno perdía un 2,15% poco después de la apertura a 715,60/715,90 unidades por dólar.

En tanto, el índice bursátil líder IPSA, que agrupa a las principales acciones, se hundía un 9,56% a 4.137,35 puntos.

Los títulos de los grandes grupos minoristas Falabella y Cencosud, así como los de la LATAM Airlines, se desplomaban más de 10% durante los primeros negocios.

 

Siguientes artículos

Senado de EU se prepara para aprobar este sábado el plan de estímulo de Joe Biden
Biden busca lograr una calma sostenida en conflicto palestino-israelí
Por

Israel bombardeó en la madrugada del domingo la casa del jefe de Hamas en Gaza.