Li dio a entender que Pekín toleraría una desaceleración de la expansión económica este año a medida que se promueven reformas que tienen como objetivo un crecimiento a largo plazo y más sostenible.

 

Reuters

El primer ministro chino, Li Keqiang, advirtió que la economía enfrenta “severos desafíos” en el 2014, luego de que débiles datos económicos alentaran especulaciones de que el banco central flexibilizaría su política monetaria para impulsar el vacilante crecimiento.

PUBLICIDAD

En una conferencia de prensa al finalizar la sesión anual del Parlamento chino, Li dio a entender que Pekín toleraría una desaceleración de la expansión económica este año a medida que se promueven reformas que tienen como objetivo un crecimiento a largo plazo y más sostenible.

Datos divulgados poco después de sus comentarios sugirieron que la tolerancia podría enfrentar una prueba preliminar. El crecimiento de la inversión, las ventas minoristas y la producción fabril cayeron a mínimos de varios años, apuntando a una marcada desaceleración en los primeros dos meses del año.

“Está llegando una tormenta”, dijo Gao Yuan, analista de Haitong Securities en Shanghái, mientras que Hao Zhou, economista de ANZ, dijo que “un alivio en la política monetaria debería ser inminente”.

En la conferencia cuidadosamente organizada, donde las preguntas de los medios fueron presentadas por adelantado, Li pasó la mayor parte del tiempo discutiendo sobre economía. Sin embargo, se ocupó de otros temas, incluyendo la fricción en las relaciones con Washington, corrupción, polución, y la desaparición de un avión de Malaysia Airlines.

Aunque reconoció que la economía enfrenta dificultades, Li sugirió que Pekín no dejaría que el crecimiento se desacelere demasiado. El gobierno apunta a una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de un 7.5% en el 2014, después de un crecimiento el año pasado de un 7.7%.

“Creemos que tenemos la capacidad, y todos los medios para asegurar que el crecimiento económico se mantenga dentro de un rango razonable este año”, dijo Li

También sugirió que su gobierno permitirá otros incumplimientos en el pago de deuda, después de que una empresa de equipos de energía solar en Shanghái se declaró en mora ante un pago de intereses de 89 millones de yuanes (14.6 millones de dólares).

El primer incumplimiento en el pago de un bono corporativo local en China, sin embargo, fue considerado por los expertos como un hito que va a imponer una mayor disciplina de mercado en la segunda mayor economía del mundo, una ruptura con el pasado cuando los bonos disfrutaban de la garantía implícita de que el gobierno rescataría a las firmas para asegurar la estabilidad.

“Somos reacios a ver moratorias de productos financieros, pero algunos casos son difíciles de evitar”, agregó Li.

“Debemos mejorar la supervisión y resolver los problemas de una manera oportuna para asegurar que no haya riesgos sistémicos y regionales”, afirmó.

Li dijo que entre las prioridades este año está llevar a cabo reformas fiscales y financieras, reforzando las expectativas del mercado de que los esperados cambios para liberalizar las tasas de depósitos bancarios y los esfuerzos por controlar la deuda del gobierno local podrían estar en la agenda.

 

Siguientes artículos

ONU ve “graves retrocesos” en lucha antidrogas
Por

La organización detalló que a pesar de que los gobiernos han implementado medidas para erradicar el mercado de drogas, a...