El Ministerio de Comercio de China destacó este jueves que la “creciente aceptación” de productos chinos como los vehículos eléctricos en el mercado global es “fruto del esfuerzo y la inversión en investigación y desarrollo de las empresas chinas durante más de veinte años”, y “no de subsidios gubernamentales”.

El portavoz del Ministerio de Comercio He Yadong declaró en una rueda de prensa que la “competitividad del mercado de nuevas energías” en China propició un entorno de “supervivencia del más apto”, dando lugar a “la aparición continua de empresas y productos de alta calidad”.

En cuanto a las políticas de subsidios industriales, el portavoz señaló que tales prácticas “tienen su origen en Occidente y son ampliamente adoptadas por países de todo el mundo”.

Las políticas de subsidios industriales de China “se adhieren a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)” y “se basan en principios de equidad, transparencia y no discriminación”, aseguró He, que agregó que todas las empresas que operan en China “disfrutan de los mismos beneficios”.

He indicó que Estados Unidos y Europa “han aumentado significativamente los subsidios en los últimos años” e “introducido numerosas prácticas exclusivas y discriminatorias que obstaculizan la entrada de productos chinos en sus mercados”, lo que describió como “prácticas proteccionistas típicas y una violación de los principios básicos de la OMC”.

Lee más: Fabricantes de autopartes afirman que China no es competitiva sólo por los subsidios

China lucha contra los aranceles impuestos por EU

El portavoz subrayó que los productos de nuevas energías de China “han enriquecido el suministro global” y “promovido la transformación verde”.

“Los productos de nueva energía de China son una contribución, más que una amenaza, para el mundo”, afirmó He, que añadió que los productos chinos “ayudan a aliviar las presiones inflacionarias globales”.

Esta semana, el presidente estadounidense, Joe Biden, acusó a China de “hacer trampas” al anunciar oficialmente nuevas barreras arancelarias sobre las importaciones de productos del gigante asiático, y prometió que los vehículos eléctricos del futuro “se fabricarán en Estados Unidos”.

Tal y como había adelantado la Casa Blanca, Biden anunció nuevos aranceles por valor de 18,000 millones de dólares a las importaciones de productos de China, siendo los más castigados los vehículos eléctricos con gravámenes que pasan del 25 al 100 %.

La Cancillería china aseguró este martes que “tomará todas las medidas necesarias” para “proteger sus derechos e intereses legítimos”.

Durante el mandato del republicano Donald Trump, Washington impuso aranceles a productos chinos valorados en cientos de miles de millones de dólares y Pekín respondió con más gravámenes, lo que desencadenó una guerra comercial que obstaculizó el crecimiento global y generó interrupciones en las cadenas de suministro.

En una visita a China, la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, mostró en abril su preocupación sobre el “apoyo directo e indirecto” por parte de Pekín a sectores como el de los vehículos eléctricos y consideró que ese respaldo “está causando un exceso de capacidad industrial china”, algo negado por las autoridades del país asiático.

Con información de EFE

¿Te gustan las fotos y las noticias?, síguenos en nuestro Instagram

 

Siguientes artículos

Meta Europa
Europa analiza infracción a Meta por considerar que fomenta la adicción en los menores
Por

Europa cree que los algoritmos que usa Meta 'explotan la debilidad y la inexperiencia de los menores', al mostrarles con...