Analistas esperan que el crecimiento anual del PIB se desacelere a un 7.3% en el segundo trimestre. Además, se espera un crecimiento anual de un 7.3% en el 2014, su nivel más débil en 24 años.

 

Reuters

PEKIN  – China ha intensificado sus esfuerzos para evitar que el crecimiento económico trimestral caiga hacia un 7% y cree que ha tenido éxito por el momento ante señales preliminares de que una desaceleración ha sido contenida, dijeron fuentes involucradas en las discusiones políticas.

PUBLICIDAD

Esto debería dar al Gobierno y el banco central al menos hasta la publicación, el próximo mes, de los datos de crecimiento del segundo trimestre para decidir si la economía necesita un apoyo más intenso.

Dos medidas adoptadas en la última semana ampliaron significativamente el apoyo a la economía sin violar el compromiso de evitar un estímulo importante, a través de una aceleración del gasto público y un segundo recorte focalizado en los requerimientos de reservas para algunos bancos.

Las medidas parecen orientadas a mantener el crecimiento cerca de un 7.2%, que el primer ministro Li Keqiang ha dicho que se necesita para apoyar la expansión de los puestos de trabajo sin que el banco central recorte el coeficiente de reservas obligatorias en todos los ámbitos o bajando las tasas de interés.

“No hay necesidad de tal medida, siempre y cuando podamos mantener las tasas de crecimiento trimestral del PIB entre un 7.2 y un 7.3%, lo que podría ser un punto de inflexión para el cambio de políticas”, dijo Wang Jun, economista del Centro de China para Intercambios Económicos Internacionales, un grupo de expertos bien conectado en Pekín.

“Pero los datos de crecimiento en el segundo trimestre no se ven tan mal”, agregó.

El Gobierno por lo general solicita puntos de vista y propuestas de los principales centros de estudio antes de tomar decisiones clave de política.

El crecimiento anual se desaceleró en el primer trimestre a un mínimo en 18 meses de un 7.4%, y algunos datos débiles en abril generaron el temor de que se estaba perdiendo impulso más rápido que lo previsto.

Un sondeo de Reuters reveló que los analistas esperan que el crecimiento anual del PIB se desacelere a un 7.3% en el segundo trimestre. Además, se espera un crecimiento anual de un 7.3% en el 2014, su nivel más débil en 24 años y por debajo de la meta del Gobierno de un 7.5%.

Pekín ha actuado desde abril para estabilizar el crecimiento a través de algunas medidas focalizadas, describiendo las medidas como un ajuste de la política, y las encuestas oficiales de manufactura y del sector de servicios mostraron una mejoría en mayo.

“La situación del empleo se mantiene relativamente estable, lo que le da al Gobierno una mayor confianza sobre la economía y cree que es demasiado pronto para relajar la política en todos los ámbitos”, sostuvo Wang.

 

Siguientes artículos

Inflación, a la baja en zona euro: BCE
Por

El BCE espera que la inflación promedie un 1.5% en último trimestre del 2016, a la baja frente al 1.7% que estimó en mar...