X
BREAKING
Avión de Copa Airlines aterriza de emergencia en el AICM
X
BREAKING
Avión de Copa Airlines aterriza de emergencia en el AICM

Centric, una startup de Silicon Valley, está ayudando a marcas como Marc Jacobs, Christian Loboutin, Nike y Tommy Hilfiger a hacer sus procesos de diseño y gestión de manera más eficiente y económica.

 

Por Alex Konrad

 

PUBLICIDAD

Las colecciones de otoño de Marc Jacobs y Christian Louboutin parecerían no tener mucho que ver con el software, pero con miles de artículos diferentes en producción, los que con frecuencia difieren de una región a otra, el gran negocio de la moda tiene que ser más automatizado de lo que se cree. Es por eso que ambas firmas usan la plataforma de una nueva startup de Silicon Valley, Centric Software, junto a otras marcas como Tommy Hilfiger y Nike. Es un negocio especializado que Centric ha labrado desde 2005, y ahora ha levantado 24 millones de dólares (mdd) para llegar al mercado más atractivo para el sector minorista: China.

China es donde el crecimiento está en la moda, sobre todo en marcas privadas. Centric cree que hay unas 30,000 marcas privadas que se venden en los grandes minoristas. Las marcas propias son dos veces más lucrativas para un minorista que la venta de ropa de alguien más, así que todos, desde cadenas minoristas hasta proveedores, están entrando en el juego. Es por eso que Fung Capital dirigió la ronda Serie D junto a Silver Lake Waterman y los socios existentes Oak Investment Partners y Masthead Partners (como el brazo de inversión de 20,000 millones de dólares en ingresos) del proveedor y minorista Li & Fung Limited. Fung Capital invierte en empresas business to business que puedan ayudar con sus contratos con otros minoristas y a través de sus propias 4,000 tiendas.

“China se está convirtiendo en un país de marcas y minoristas”, donde gran parte del futuro está en la moda, dice el CEO de Centric, Chris Groves. “Eso es muy emocionante para nuestra industria, incluso cuando pasamos todos los días por toda esta presión.”

Centric hace su dinero ofreciendo a minoristas y marcas un sistema de software centralizado para manejar su planeación y sus compras, desde el proceso de diseño hasta la programación de muestras y luego la gestión de la orden. La compañía había tratado de construir una plataforma de colaboración horizontal para todo tipo de empresas, pero vio un futuro más brillante en la reorientación exclusiva hacia el mercado minorista y de la moda. “Otras industrias, como la automotriz, ya tienen estas herramientas, pero la industria de productos de consumo no las había adoptado de verdad”, dice Groves.

El área supercompetida del mercado, llamada gestión de ciclo de vida del producto, va desde los gigantes como IBM y SAP hasta Siemens PLM Software y el líder francés Dassault Systemes. Dentro de la moda tiene competencia como Lectra, una empresa pública que tiene un poco menos de la mitad de su negocio en la moda y cuenta con una capitalización de mercado de alrededor de 225 mdd.

Eso no es mucho, pero Groves tiene la esperanza de que el auge del mercado de la moda y la ropa en China hagan crecer el sector de manera significativa en los próximos años. Centric entró en el mercado europeo después de su ronda serie B de hace seis años, y Groves dice que la plataforma se hace rentable en cada geografía después de dos años. Los clientes en el viejo continente incluyen a Tommy Hilfiger Europe y Calvin Klein Europa, que tienen más de 1,000 empleados y proveedores de software.

Centric afirma que puede configurar todo en entre ocho y 16 semanas, en comparación con los uno a dos años de sus competidores. Además, aún permanece un componente de servicios clave: Centric se reúne con los clientes y presenta tres o cuatro versiones de su software personalizado antes de que el cliente comience a usarlo. Centric ofrece actualmente también ocho aplicaciones móviles para los clientes, y hay más en camino.

No es el negocio más atractivo, pero es uno que Groves dice que normalmente mejora los márgenes de producto alrededor de un 2% y la productividad de los empleados entre 25% y 50%. Con miles de millones en las arcas de las empresas chinas que pueden escalar sus marcas rápidamente con el creciente mercado de consumo en el país, ese dinero se suma velozmente.

Fung Capital ha estado haciendo dinero de la mejora de este proceso de producción durante años. Ahora debe ayudar a Centric a obtener una parte de esos ingresos.

 

Siguientes artículos

Mirando a Brasil desde México
Por

En tres meses tendrán elecciones generales en Brasil y la presidenta Dilma Rousseff busca la reelección, pero al parecer...