La FAO estima que en el país asiático el consumo per cápita de carne bovina crecerá a un ritmo de 7% anual hasta 2022.

 

Por Reyna Ortega

Con un mercado que representa una quinta parte de la población mundial y una cantidad limitada de reservas de agua y tierra para sembrar, China es un mercado abierto a las exportaciones del resto del mundo.

PUBLICIDAD

En cuanto al consumo de productos bovinos China ha mantenido casi por completo una autosuficiencia, con relación a otros tipos de carne, con exportaciones netas con un rango de 1% a 3% del consumo interno.

De acuerdo con estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), existe un consumo per cápita de carnes y aves de 35.2 kilogramos al año, y se prevé un incremento en el consumo de unos 7 kilos al año, al menos hasta el año 2022.

La carne de vacuno en China se convertirá en el sector de importación que más rápido crecerá durante los próximos nueve años con una tasa de 7% anual, indican las estadísticas de la FAO.

Con ello, la oportunidad para impulsar las exportaciones de las empresas mexicanas y de los establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF) de carne bovina hacia esa parte del mundo, se abre, toda vez que después de meses de negociación e inspección, la Administración de Certificación y Acreditación (CNCA por sus siglas en inglés) de la República Popular China informó al Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) en México la autorización para que dos plantas TIF inicien el envío de productos.

Las dos plantas, una en San Luis Potosí y la otra en Michoacán, que fueron evaluadas y aprobadas por las autoridades chinas, están dedicadas a la elaboración de productos procesados como hamburguesas, embutidos, productos molidos y marinados, aunque también cortes y almacenamiento refrigerado.

Esta determinación permitirá potencializar las exportaciones de carne bovina y la actividad ganadera del país, que cuenta con una existencia de ganado bovino aproximada de 30 millones de cabezas de las cuales entre 8 y 9 millones son sacrificadas anualmente para la producción de carne.

Las cifras más recientes de Financiera Rural indican que del 2005 al 2011, la exportación de carne bovina creció 28% al año, y que en ese último el volumen alcanzó las 113,000 toneladas con un valor de 570 mdd.

Hasta ahora los principales mercados para la exportación de carne bovina mexicana son: Estados Unidos que acapara el 58%, Rusia con el 20%, Japón con 16%, Corea con 3% y Angola con 2%, el 1% restante se envía a otros doce países. Con la aprobación de China, México espera que en breve se autoricen dos plantas más y con ello inicie un periodo de bonanza para esta industria.

 

Siguientes artículos

Ganancias de Puma caen 76% en segundo trimestre
Por

El fabricante alemán registró una ganancia antes de impuestos de 12,600 millones de euros, mientras que su utilidad neta...