Reuters.- El máximo diplomático chino, el consejero estatal Wang Yi, dijo el viernes que China apoya la iniciativa judicial puesta en marcha por Huawei Technologies en Estados Unidos, agregando que las firmas chinas deben recurrir a las “armas legales” y no ser “corderos silenciosos” en la disputa.

El fabricante de equipos de telecomunicaciones chino ha demandado al gobierno estadounidense, argumentando que una ley que limita sus negocios en el país norteamericano es inconstitucional, en un momento en que Washington busca frenar lo que considera como una creciente amenaza de China a la competitividad y la seguridad de su economía.

La demanda abre otro frente en la pugna entre China y Estados Unidos, que pasaron gran parte del año pasado imponiéndose mutuamente aranceles a sus importaciones por valor de miles de millones de dólares.

En diciembre, la presidenta financiera de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en Canadá a petición de Estados Unidos y se enfrenta a una posible extradición.

En una conferencia de prensa celebrada con ocasión de la reunión anual del Parlamento chino, Wang dijo que las recientes acciones dirigidas contra determinadas personas y empresas son una “supresión política deliberada” y que el Gobierno chino adoptará “todas las medidas necesarias” para salvaguardar sus intereses.

“Al mismo tiempo, apoyamos a las compañías y personas relevantes para que recurran a las armas legales para salvaguardar sus derechos e intereses, y que no sean corderos callados”, agregó Wang.

“No solo debemos proteger los derechos e intereses de una compañía, sino los intereses legítimos de desarrollo de un país y su gente”, declaró.

En contraste, las firmas foráneas en China llevan tiempo con miedo a hablar sobre las injustas condiciones que sufren en el país asiático, por temor a sufrir represalias política y no poder defenderse de manera apropiada en los tribunales, bajo control del Partido Comunista.

 

Siguientes artículos

Exjefe de campaña de Trump recibe condena de casi 4 años de prisión
Por

Paul Manafort, el exjefe de campaña de Donald Trump, fue hallado culpable de ocho cargos de fraude.