La sonda china Chang’e-6 regresó a la Tierra el martes con las primeras muestras obtenidas del lado lejano e inexplorado de la Luna, una hazaña histórica para Beijing y un beneficio para las elevadas ambiciones espaciales del país en su carrera contra Estados Unidos para ganar un punto de apoyo en la frontera en expansión.

HECHOS CLAVE

La sonda lunar Chang’e-6 aterrizó de manera segura en la región de Mongolia Interior, en el norte de China, alrededor de las 2 p. m., hora de Beijing (2 a. m. EDT), según los medios estatales , donde fue rápidamente localizada por funcionarios que colocaron una bandera china a su lado.

El aterrizaje marca un logro importante para el ambicioso programa espacial de Beijing y culmina una misión de casi dos meses al otro lado de la luna, un área en gran parte inexplorada que es difícil de alcanzar debido a su distancia de la Tierra, el terreno accidentado y los desafíos para comunicarse con las sondas sin una línea de visión clara.

China es el único país que ha logrado aterrizar con éxito en el otro lado de la Luna y la sonda lleva las primeras muestras de polvo y rocas lunares tomadas de la región.

Los científicos esperan que las muestras incluyan roca volcánica de 2,5 millones de años y otros materiales que esperan que arrojen luz sobre las diferencias significativas entre el lado lejano de la luna, lleno de cráteres, y su lado cercano relativamente plano, que siempre mira hacia la Tierra.

La agencia espacial china dijo que el módulo de aterrizaje y los materiales serán transportados por aire a Beijing para su apertura y posterior estudio y almacenamiento por parte de los científicos.

CITA CRUCIAL

El presidente de China, Xi Jinping, celebró el aterrizaje como un “logro histórico en los esfuerzos de nuestro país por convertirse en una potencia espacial y tecnológica” y los medios estatales describen la misión como una de las “misiones más complejas y desafiantes en los esfuerzos de exploración espacial de China hasta la fecha”.

ANTECEDENTES CLAVE

Pekín ha dado pasos rápidos para convertirse en una potencia líder en el espacio, una serie de lanzamientos y misiones exitosas, incluido el lanzamiento de su propia estación espacial, demostrando su poder de fuego tecnológico . Hay más planes, incluida una estación de investigación lunar y misiones tripuladas a Marte , y Pekín ha reconocido que está en una carrera espacial con Estados Unidos. La carrera espacial ha generado preocupación en Washington, donde los funcionarios temen que los objetivos de China sean menos que pacíficos y podrían estar orientados a asegurar recursos críticos como agua y territorio estratégico en la Luna, posiblemente para fines militares . Pekín rechaza enérgicamente tales afirmaciones, aunque los expertos señalan sus enérgicas reivindicaciones territoriales y su agresión en áreas como el Mar de China Meridional como evidencia de su ambición más amplia que podría trasladarse a esta nueva frontera.

Este artículo fue publicado originalmente por Forbes US.

Te puede interesar de Forbes en Español: ByteDance duplica su apuesta por la tienda de TikTok, a pesar de la amenaza de una prohibición en EE. UU.

 

Siguientes artículos

objetos celestes-enanas marrones
Observaciones del telescopio Webb revelan los cúmulos estelares más lejanos registrados al momento
Por

Los cúmulos estelares observados podrían ser los precursores de los que actualmente observamos en nuestra propia galaxia...