Todo indica que la franquicia más cara de México se salvará del descenso, pero Jorge Vergara no puede confiarse: la mala racha puso en riesgo el valor del club y, por tanto, una inversión que supera los 500 mdd.

 

Este texto es un fragmento de la historia sobre el negocio de Jorge Vergara que aparecerá en la edición impresa de abril de la revista Forbes México. 

PUBLICIDAD

 

Por Ivan Pérez

En los últimos 30 torneos que las Chivas han disputado obtuvieron sólo un título de liga. Pero ni eso ni la ausencia de aficionados a su estadio ha afectado las finanzas del club… al menos hasta ahora.

Desde que Jorge Vergara adquirió el equipo en 2002, el club ha gastado aproximadamente 538 millones de dólares (mdd) en salarios, compra de jugadores, gastos operativos del primer equipo y las fuerzas básicas, además de la construcción del estadio Omnilife.

En el ranking de las franquicias del futbol mexicano más valiosas publicado por Forbes México en enero, Guadalajara aparece como el activo más valioso de la Liga MX. Sin la presencia del Rebaño, el torneo mexicano se cotizaría 21.4% menos. Y por el sólo hecho de que un club pierda la categoría, su franquicia se devalúa 50%, coinci­den los especialistas de negocios deportivos Jorge Badillo Nieto y Alejandro Rosas Flores.

Hay razones para pensar que Vergara podría deshacerse de Chi­vas. El año pasado vendió Chivas USA a la Liga MLS, la filial del club mexicano que participaba en la liga de futbol soccer en Estados Unidos, y hace cuatro años se deshizo de su mayoría accionaria en el Saprissa, un club de Costa Rica que había adquirido ocho años antes.

De concretarse la transacción, los compradores se llevarían una serie de activos tangibles e intangibles. Su activo más importante es el estadio Omnilife con un precio de 216 mdd, pero además uno de sus grandes valores es la afición. Al menos 12 millones de los 68 millones de aficionados al futbol que hay en México son seguidores de Chivas, de acuerdo con el último reporte de Consulta Mitofsky sobre el futbol en nuestro país (enero 2015). Además, están los atractivos ingresos generados por la venta de playeras.

Pero, ¿de verdad Jorge Vergara buscaría vender a la empresa fut­bolística mejor valuada del futbol mexicano? ¿Podría influir esta decisión con la reciente ruptura con Angélica Fuentes?

La semana pasada,  el empresario destituyó a Angélica de su cargo como directora ejecutiva de Grupo Angelíssima-Omnilife. Vergara explicó que retiró a Fuentes del puesto porque es directamente responsable de todo lo que pasaba al interior de Grupo Omnilife y reveló que existe una investigación por posible fraude a la empresa.

Fuentes asumió la dirección ejecutiva del grupo en 2007, con el 43% de las acciones de Omnilife. La división de acciones de Grupo Omnilife son 51% del empresario mexicano y 49% de Fuentes.

Sobre el divorcio entre ambos empresarios, el directivo mexicano precisó que existe un rompimiento, pero aún no ha empezado algún trámite de separación legal.

 

Siguientes artículos

Las aerolíneas sufren a pesar de la caída del crudo, ¿por qué?
Por

Las acciones de las tres compañías globales más grandes de Estados Unidos han perdido al menos 7.5% en lo que va del año...