Un grupo de expertos señala los peligros de que David Koch, el séptimo hombre más rico del mundo, y quien forjó su fortuna lucrando con combustibles fósiles, pueda ejercer presión para desestimar la evidencia del cambio climático.

 

Por Kerry Close

PUBLICIDAD

 

Un grupo de 39 científicos ha pedido a museos de ciencia e historia natural en Estados Unidos cortar lazos con el donante multimillonario David Koch, porque una parte de su fortuna de 42,000 millones de dólares (mdd) deriva de la industria de los combustibles fósiles.

A través de una carta abierta, los científicos hacen un llamado a la remoción de Koch de los consejos directivos del Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York y del Museo Nacional de Historia de la Smithsonian Institution en Washington, DC. El multimillonario conservador ha donado 50 millones de dólares el Smithsonian y varios millones al Museo Americano de Historia Natural.

“Estamos profundamente preocupados por los vínculos entre los museos de ciencia e historia natural con aquellos que se benefician de los combustibles fósiles o financian grupos de presión que tergiversan la ciencia climática”, escribieron los científicos en la carta.

Las filiales de Koch Industries, la empresa multinacional controlada por Koch y su hermano Charles, derivan la mayor parte de sus ganancias de las industrias del petróleo y energía. Los hermanos, cuyo patrimonio neto es estimado por Forbes en 42,000 mdd cada uno, en los últimos años también han apoyado causas conservadoras que cuestionan el papel de los humanos en el cambio climático.

Los regalos y la participación de Koch en estos museos descarrilan “la confianza del público en la validez de las instituciones responsables de la transmisión del conocimiento científico”, dice la carta.

Ambos museos afirman que Koch no tiene participación alguna en el contenido de las exposiciones. El Smithsonian no tiene planes de hacer cambios en su junta directiva, dijo el secretario de prensa John Gibbons.

Koch, “al igual que todos los donantes, no tiene ninguna influencia en la investigación que llevamos a cabo y las exposiciones que montamos”, dijo Gibbons. “Sus puntos de vista personales no están entrelazados con nuestra labor en absoluto.”

Ken Spain, director general de Koch Industries para asuntos externos, se negó a comentar específicamente la carta.

“David Koch y la Fundación Caritativa David H. Koch han prometido o aportado más de 1,200 millones de dólares a instituciones educativas y culturales, a la investigación del cáncer, centros médicos, y para ayudar a las organizaciones de políticas públicas”, dijo Spain en un correo electrónico. “El señor Koch sigue comprometido con el apoyo a esas causas.”

 

Siguientes artículos

PGR investiga incendio en plataforma de Pemex
Por

La Subprocuraduría de Control Regional Procedimientos Penales y Amparo, a través de su Delegación en el Estado, inició i...