Un equipo de investigadores liderado por Juan Carlos Izpisúa logró crear por primera vez quimeras de humano y mono en un laboratorio de China, un importante paso hacia su objetivo final de convertir a animales de otras especies en fábricas de órganos para trasplantes.

El grupo de Izpisúa, repartido entre el Instituto Salk de Estados Unidos y la Universidad Católica de Murcia (UCAM), modificó genéticamente los embriones de mono para inactivar genes esenciales para la formación de sus órganos, de acuerdo con El País.

“Los resultados son muy prometedores”, asegura Estrella Núñez bióloga y vicerrectora de investigación de la UCAM.

“Desde la UCAM y el Instituto Salk estamos tratando no ya solo de avanzar y continuar realizando experimentos con células humanas y de roedores y cerdos, sino también con primates no humanos”, explica Izpisúa. “Nuestro país es pionero y líder mundial en estas investigaciones”, celebra.

El equipo de Izpisúa sí ha logrado la creación de quimeras entre especies más emparentadas entre sí, como el ratón y la rata, cinco veces más próximas que los humanos y los cerdos.

Te recomendamos: Científicos mexicanos logran patentar nueva variedad de chile habanero

 

Siguientes artículos

Wall Street cae tras comentarios del presidente de la Fed
Por

Los tres principales índices bursátiles de Wall Street cerraron en baja después de que Powell dijo que la medida de la F...