¿Te has propuesto alguna vez leer más rápido para así poder acabarte un libro en menos tiempo y dedicárselo a otras tareas? Leer en menos tiempo suele ser el objetivo de todo lector, para así ser mucho más eficiente en el ámbito de la lectura. Si no sabes por dónde empezar para conseguir leer más rápido, a continuación, te ofreceremos algunos trucos para lograrlo.

Voz interior

Conocida como subvocalización, se trata del hábito de escuchar las palabras que estás leyendo. Suele pasarle a mucha gente y es una costumbre heredada por la forma fonética en la que se enseña a leer a los niños.

Eliminar esta voz interior es muy difícil, pero puedes controlarla y utilizarla a tu favor, sirviéndote así para organizar ideas o recordar otras partes del texto relacionadas con la lectura sin dejar de leer en ningún momento.

Palabras clave

Al igual que ocurre cuando acudes a cualquier casino India o una web de juegos y te llaman la atención algunas palabras cuya función es animarte a realizar alguna apuesta. Estas son las palabras clave y también existen en los libros. Céntrate en ellas y olvídate de las de relleno ya que no aportan información nueva que no puedas deducir por el contexto. Tienes que hacer que tus ojos se acostumbren a fijarse solo en lo importante.

Aprende nuevos vocablos

Muchas veces acabas releyendo el texto porque no entiendes algunas palabras. Al no conocerlas, te sientes inseguro, pero esto es algo fácil de solucionar si pones en práctica algunas técnicas. La más asequible es deducir el significado de las palabras por su contexto, algo que te hará aprender nuevos términos con cada lectura de una página.

Objetivos

Para alcanzar un objetivo, lo primordial es tener claro cuál es, así como seguir la evolución y progresos que vas consiguiendo, así sabrás bien dónde te encuentras en cada momento y dónde quieres llegar.

Márcate, por ejemplo, en una semana haberte leído 10 capítulos (por poner una cifra) de un libro. Así, durante la semana, seguro que luchas, cada día, por leer un poco más rápido para así conseguir alcanzar tu objetivo semanal.

No releer

Son muchas las veces en los que se tiende a releer lo ya leído y a repasar el texto porque crees que no has asimilado toda la información que contiene. Algunos estudios han determinado incluso que el 30% del tiempo de dedicado a leer se pierde por releer.

Esto es producido por algunos motivos como la falta de concentración, la falta de conocimiento del tema sobre el que lees o que no hayas dedicado suficiente tiempo a la preparación previa a la lectura.

Si quieres aprender a leer de forma más rápida, son muchos los trucos que puedes poner en práctica para lograrlo de forma eficiente. Así conseguirás un valioso tiempo extra que podrás dedicar a otros hobbies que te gusten y además comprenderás mejor los textos a los que te enfrentas.

 

Siguientes artículos

No coman ansias; habrá revocación de mandato, dice AMLO a ‘conservadores’
Por

Este sábado en diversos estados del país se llevaron a cabo manifestaciones para exigirle al mandatario federal su dimis...