Un yate es uno de los elementos más distintivos en la vida de un auténtico millonario, pocas cosas hablan más de un gran poder adquisitivo que una nave en alta mar que iguale las condiciones de las mejores viviendas terrestres con grandes suites, salones decorados elegantemente y amenidades que elevan la estancia de sus propietarios a una nueva categoría.

Relacionada: 5 motivos para vender tu avión privado y comprar un Gulfstream G650

Al Said, lujo al estilo clásico

El Al Said fue concluido en 2008 por el astillero Lürssen Yachts.

PUBLICIDAD

En 155 metros de puro lujo, el Sultán Qaboos de Oman -quien lo ordenó para su flota personal- puede disfrutar de un espacio donde puede recibir a 65 invitados y una tripulación de 150 personas.

De sus interiores,  los protagonistas de la decoración son los amplios paneles de madera que se extienden a lo largo de sus muros. Cuenta con una enorme sala de entretenimiento y diversos salones de estar; uno de los más impresionantes es el hall para conciertos con suficiente capacidad para recibir a una orquesta completa. Asimismo, los pasajeros pueden moverse de un piso a otro sin problemas en elevador y, para quienes llegan en su transporte privado aéreo, pueden aterrizar en el helipuerto.

Relacionada: Cinco autos de 2017 que corren a más de 300 km/h

Oceanemo 55, para unas vacaciones en alta mar

El Oceanemo 55 fue presentado en Monaco Yacht Show 2016.

El ejemplar más grande de las series Oceanemo de la armadora Ocean es la nave perfecta para quienes buscan las más divertidas vacaciones en el mar, pues este se encuentra equipado con espacio suficiente para albergar el submarino de su propietario, su automóvil y un par de juguetes más que incluyen dos motocicletas acuáticas y un hidroavión.

En cuanto a la estancia, disponible para pasajeros, podrán pasar un rato agradable en Beach Club o cenar en la lujosa veranda al aire libre; por su parte, el dueño pasará las noches en todo un apartamento de 65 metros cuadrados.

Cloudbreak, sólo para millonarios exploradores

Entre las amenidades del Cloudbreak se encuentra un gimnasio privado, jacuzzi exterior, beach club, chimenea y helipuerto. Foto: abeking.com

De esta sólida estructura con caso de aluminio y acero destaca su fortaleza para navegar alrededor de los siete mares, pues su rendimiento es verdaderamente impresionante gracias a su peso bruto de dos mil 293 toneladas; fue diseñado especialmente para amantes de deportes extremos como alpinismo, trekking o deportes en nieve -incluso cuenta con un salón de esquí-.

Con más de 70 metros de espacio para 12 invitados, estos pueden acomodarse en cualquiera de las seis cabinas, desde luego, cuenta con una habitación principal tipo suite. Los interiores fueron diseñados por Christian Liaigre quien logró contrastar la agresividad de sus líneas exteriores con una decoración interna sumamente elegante y moderna.

Relacionada: Cinco caprichos más comunes de los futbolistas

Shaddai, un concepto del futuro

En 150 metros de espacio, el Shaddai mostrará a su propietario el concepto de lujo futurista.

Los conceptos náuticos son cada vez más originales, y un claro ejemplo de ello es el desarrollado por Gabriele Terruzi, quien tomó inspiración de los rascacielos modernos y el resultado es algo que definitivamente desearás ver materializado algún día.

En una estructura de imponentes 150 metros, la cabina principal se alzará a 38 metros de altura y se podrá mantenerse suspendida para que su propietario viva la verdadera experiencia del lujo en un espacio íntimo donde se encuentra una infinity pool al borde de una terraza privada.  En la cubierta inferior se hallará una zona de playa, donde la piscina se convertirá en una cascada que proporciona al área una tranquilidad acuática inigualable realzada gracias al acuario que los pasajeros podrán observar en el muro del fondo.

Lady Moura, la leyenda del lujo náutico

Aunque se sabe que la epítome del lujo se encuentra en el Lady Moura, sus interiores son un completo misterio.

No cabe duda que el dueño del Lady Moura, el empresario árabe Nasser Ibrahim Al-Rashid disfruta de un estilo de vida a lo grande a bordo de su yate con un valor que toca los 200 millones de dólares.

Elaborado por la alemana Blohm + Voss, este ejemplar es uno de los grandes iconos de la suntuosidad naval; construido en 1990, puede alojar a 30 exclusivos invitados – se dice que ha transportado a George Bush-, quienes pueden arribar en su propio helicóptero. Asimismo, el propietario seguramente guardará algunos sus vehículos en el exclusivo garage privado, mientras que en la cubierta disfruta de la amplia piscina.

 Nota publicada originalmente en robbreport.mx

 

Siguientes artículos

panamá
Más 100 empresas ofrecerán más de 1,000 empleos en Panamá
Por

Las empresas requieren personal para efectuar labores en áreas como ventas, contabilidad, administración, farmacia, inge...