Tras décadas cerrada al público general, este 1 de diciembre la que fuera la Residencia Oficial de Los Pinos, casa de los presidentes de México, abrió por primera vez en su historia sus puertas al pueblo.

Muchos fueron los mexicanos que desde las 10 de la mañana se dieron cita en el complejo para disfrutar de “un día histórico”, como se escuchaba decir a muchos de los que ahí estaban y visitaron las instalaciones como si fuera su propia casa.

Los asistentes se mostraron sorprendidos en su mayoría por la existencia de búnkers, salas de cine e incluso algunos de los niños presentes con sus familias afirmaban que la Casa Miguel Alemán, era su sitio soñado para jugar a las escondidillas por la cantidad de cuartos y recovecos existentes, algunos llegaron a contar hasta 25 de esos posibles escondites.

Desde que los visitantes entraron  al complejo por la Puerta 1 que da acceso a la explanada donde se encuentra el Molino del Rey y el Museo del Estado Mayor Presidencial, la alegría de los que el pasado 1 de julio votaron por López Obrador era notoria.

Los Pinos (Foto: Forbes/ Diego Remírez)

Desde banderas mexicanas o con los colores de Morena eran portadas por los ciudadanos que se acercaban para escuchar las explicaciones e indicaciones del personal de la Secretaria de Cultura respecto al recorrido que podrían realizar.

En esa explanada los coches oficiales de todos los habitantes de esta residencial presidencial era fotografiados por los asistentas mientras otros guardaban filas para poder acceder en orden a las habitaciones disponibles.

A según caminábamos dirección hacia la Puerta 3 donde los visitantes del Bosque de Chapultepec también podían acceder al recorrido que nos llevaría a conocer todas las estancias abiertas al publico, podíamos observar a familias enteras accediendo a este complejo para conocer de manera más cercana parte importante de la historia de nuestro país.

Los Pinos ( Foto: Forbes/ Diego Remírez)

Una vez pasado el punto de control en la Puerta 3 pusimos un pie en la llamada “Calzada de los Presidentes” donde a ambos costados del trayecto se pueden observar figuras de los anteriores presidentes retratados a su gusto.

Todo el recorrido era amenizado por música que procedía del jardín “La Hondonada” donde bandas tocaban piezas de folklore mexicano y donde los partidarios del actual presidente de nuestro país esperaban ansiosos la transmisión de la toma de protesta del candidato de Morena como presidente de la República Mexicana.

Jardín La Hondonada, Los Pinos (Foto: Forbes/ Diego Remírez)

La multitud estalló en jubilo y gritos de “Presidente, Presidente” y ” Si se Pudo” cuando el nacido en Tabasco tomó posesión de la banda presidencial que lo acreditaba como nuevo presidente. También hubo algunos silbidos y abucheos cuando en las pantallas instaladas en dicho jardín aparecía la imagen de su antecesor, Enrique Peña Nieto.

Una vez dejado atras el jardín la “Calzada de los presidentes” te lleva a la primera parada obligatoria y donde más gente se aglutinaba, la Casa Miguel Alemán.

Casa Miguel Alemán, Los Pinos (Foto: Forbes/ Diego Remírez)

En dicho edificio se puede observar y admirar la que fuera residencia de los presidentes de nuestro país, uno podía llegar desde la oficina presidencial hasta el búnker y la sala de cine ubicadas en la parte baja del edificio, pasando por las habitaciones presidenciales y de su familia.

El recorrido en este edificio comienza en el recibidor de la casa donde una gran lampara de cristal de la bienvenida a los visitantes. Pese a que en su mayoría todo transcurrió con total normalidad, algunos de los asistentes hacían caso omiso a las indicaciones del persona de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ingresando a zonas restringidas, llegando a decir alguno que ese edificio ya pertenece al pueblo por lo que podían moverse con total libertad.

Los Pinos, sala de cine (Foto: Forbes/ Diego Remírez)

Saliendo de esta residencia uno se puede dirigir hacia la “Casa Miguel de la Madrid” por el “Camino de la democracia” donde también a ambos lados del trazado hay bustos de personajes claves en la historia de la política mexicana. En dicho edificio también uno puede observar áreas reservadas como “Salón de Protocolos”, donde se suele recibir a los mandatorios extranjeros que visitan al país.

Otro de los complejos que se pueden visitar son las casas “Venustiano Carranza” y  ” López Mateos” donde se observan salas para que los presidentes puedan mantener reuniones con sus secretarios o estos con sus equipos para elaborar las medidas políticas.

Para aquellos que quieran visitar Los Pinos recordarles que este complejo sólo estará abierto de martes a domingo de 10 a 17 horas.

Los Pinos (Foto: Forbes/ Diego Remírez)

Lee también : Quién es JonBoy, “el tatuador de Los Pinos”

 

Siguientes artículos

El legado (no tan bueno) de Bernardo Bertolucci
Por

Que más encuentro por ahí es acerca del cómo hacer para seguir considerando a Bertolucci un genio del cine y a la vez un...