La estadounidense Coach cerró por fin la compra de Kate Spade por 2,400 millones de dólares (mdd), la cual estaba en manos del fondo Caerus Investors y concluyó el 2016 con una facturación de alrededor de 1,319 mdd (1,200 millones de euros).

“La compra de Kate Spade es un paso importante en la evolución de Coach como una empresa centrada en el cliente y la multimarca”, señaló Víctor Luis, consejero delegado de la compañía, a través de un comunicado.

Asimismo, la empresa señaló que como resultado de las sinergias espera generar un ahorro de 50 mdd en tres años después del cierre del acuerdo. “En lo que se refiere al coste se realizarán a través de eficiencias operativas, mejora de la escalabilidad y gestión del inventario”, apuntó Kevin Wills, responsable financiero de Coach.

La compañía reordenará la red de distribución de Kate Spade –por la que también se habían interesado otros grupos, como Michael Kors– y reducirá su presencia en el canal multimarca, además de que limitará su distribución a través de outlets online.

Como resultado, Coach prevé registrar un crecimiento a doble dígito en el ejercicio 2019. Ambas empresas están especializadas en bolsos y complementos, y se posicionan en un segmento premium.

El fondo Caerus Investors se desprende de Kate Spade, luego de que a finales de 2016 comenzó a trabajar con un banco de inversión, para buscar posibles compradores al considerar que “el mercado ha perdido la confianza en el actual equipo directivo”.

Grupo Coach, que también había tanteado la compra de Jimmy Choo e incluso una fusión con Burberry, pagó un 27.5% más que la cotización de Kate Spade al cierre del 27 de diciembre de 2016, el último día antes de que los medios comenzaran a especular sobre la eventual operación.

Tras el acuerdo, aprobado por unanimidad por los consejos de ambas compañías, las marcas continuarán operando con imagen, distribución y equipos diferentes.

 

Siguientes artículos

avión espacial X-37B
Avión espacial de Estados Unidos termina misión secreta de 2 años
Por

Con su aterrizaje, la nave X-37B teminó una estancia de 718 días en órbita, en lo que fue su cuarta misión, la más larga...