A partir de este 23 de marzo de 2018, Coca-Cola Femsa cerró de manera indefinida sus operaciones en Ciudad Altamirano, Guerrero, donde tiene alrededor de 160 colaboradores, por motivos de inseguridad.

“La medida se toma tras dos meses de hostigamiento de grupos delincuenciales hacia nuestros colaboradores y ante la ausencia de un estado de derecho y prevalencia de la impunidad”, informó la compañía a través de un comunicado.

La empresa indicó que, desde enero de 2018, integrantes del Centro de Distribución de la refresquera en Ciudad Altamirano comenzaron a recibir amenazas y agresiones por parte del crimen organizado, al tiempo en que las instalaciones de la firma se han visto afectadas.

“La empresa rechaza enérgicamente toda acción de violencia en contra de sus colaboradores, familias y comunidades donde opera; lamenta profundamente que la ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región, la lleve a detener sus labores en un territorio en el que ha tenido presencia por más de cuatro décadas, generando valor económico y social a sus clientes, consumidores, comunidad, colaboradores y familias”, añadió la refresquera.

PUBLICIDAD

Te recomendamos: La planta más grande de Coca-Cola Femsa está en México

 

Siguientes artículos

exxon-mobil-gasolinera
ExxonMobil no construirá gasolineras nuevas en México
Por

El gigante estadounidense se alió con Combured para aumentar su presencia en la zona de El Bajío y contar con 85 estacio...