La startup que quiere producir una tarjeta para unificarlas a todas alcanzó la meta en su campaña de fondeo colectivo y ha extendido su periodo de preventa.

 

Por Natalie Robehmed

 

PUBLICIDAD

Coin, la startup que intenta que las tarjetas de crédito sean historia mediante el almacenamiento de los datos financieros en un teléfono inteligente y la sustitución de varias tarjetas con una sola tarjeta Coin,  habilitada con Bluetooth, anunció ayer que tiene más más tarjetas disponibles para preventa. Esta semana, Coin alcanzó su meta de campaña de crowdfunding, 50,000 dólares en menos de 40 minutos después del lanzamiento.

El dispositivo está disponible en preventa por 50 dólares, y su precio será de 100 dólares una vez que salga a la venta general a mediados de 2014.

Al comprar una tarjeta Coin, los usuarios reciben una tarjeta y un adaptador magnético que se conecta a un teléfono inteligente o tableta. Después, los usuarios toman fotos de sus tarjetas, las deslizan por el adaptador y cargan los datos a la app de Coin, que almacena la información en la tarjeta Coin. Cuando quieran pagar, pueden seleccionar la tarjeta entre las opciones almacenadas en la Coin y deslizarla en vez de la tarjeta en cuestión. El dispositivo acepta tarjetas de crédito, débito o monederos de regalo.

Desde su lanzamiento hace una semana se ha ganado una considerable atención de los medios y el público, su video de YouTube tiene más de 5.5 millones de visitas.

“Desde el lanzamiento nos han mencionado 410,000 veces en Facebook y Twitter, la gente está twitteando sobre Coin cinco veces por segundo”, me dijo hoy vía telefónica Kanishk Parashar, fundador de Coin.

Los lectores de Forbes cuestionaron la seguridad de Coin, a lo que Parashar respondió que la app está protegida por contraseña y tiene un cifrado de 128bit/ 256-bit en la app y la comunicación con la aplicación.

Coin también tiene una alarma que lleva un registro de las veces que se desliza la tarjeta y enviará una notificación a través de la app si se ha intentado usar fraudulentamente.

Los lectores también preguntaron acerca de la tarjeta Protean, un competidor directo de la moneda que está aceptando suscripciones y aún tiene pendiente el lanzamiento de un producto. La startup con sede en Ann Arbor, Michigan, venderá sus tarjetas bluetooth por un precio que va de los 80 a los 100 dólares.

Parashar declinó compartir cuántas órdenes ha recibido, ni cuántas tarjetas planean vender. Cuando se le preguntó acerca de la competencia, Parashar dijo:

“Nos estamos enfocando en el usuario. Coin no se trata de sólo de consolidar tarjetas, sino de la forma en que trabaja el usuario de forma cotidiana.”

Parashar también señaló que una vez que un usuario ha configurado su tarjeta, ésta funciona sin tener que sacar el teléfono inteligente. Coin puede bloquearse en una tarjeta en particular para que no se pueda cambiar a una tarjeta diferente por un mesero o vendedor.

Con el respaldo de K9 Ventures, y un grupo de inversionistas que incluye a empleados de Square, Google Wallet y Goldman Sachs, Coin es parte del acelerador de Y-Combinator.

Con los altos precios de producción (el prototipo costó alrededor de 1,000 dólares) la adopción sigue sin probarse. Y a medida que los pagos móviles se conviertan en un espacio cada vez más poblado, no está claro si las nuevas formas de pago dejarán a las tarjetas de crédito —o la Coin— en el pasado.

[youtube id=”w9Sx34swEG0″ width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

¿Qué aprendió JPMorgan de su multa de 13,000 mdd?
Por

El banco llegó un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, bajo el cual deberá pagar 13,000 millones p...