Barry Salzberg, CEO global de la firma de servicios profesionales, afirma que la colaboración es esencial para el éxito de su negocio ya que trabajan con empresas y gobiernos de todo el mundo para ayudarles a tener éxito.

 

Por Bruce Rogers*

 

PUBLICIDAD

Vivimos en una economía conectada y colaborativa impulsada por un acceso permanente a la información, a través de nuestros dispositivos móviles, y compartida a través de las redes sociales. Como Jaime Contreras y Tal Snir, graduados del MIT Sloan, escribieron recientemente: “Hoy en día la economía compartida —el intercambio de bienes y servicios de igual a igual—es denominada la próxima gran tendencia en el comercio social, y representa lo que algunos analistas estiman en un mercado potencial de 110,000 millones de dólares. La tecnología de Internet y el acceso a la información nos permiten compartir nuestras pertenencias con otros más fácilmente que nunca y exprimir el valor de cosas que ya poseemos. Eso, junto con el deseo de muchas personas de llevar vidas más sustentables y menos consumistas, está impulsando esta tendencia.”

La economía compartida también tiene implicaciones profundas en el cambio de nuestra forma de pensar sobre los modelos de liderazgo de “comando y control” de la economía de la vieja escuela. Según el consultor de trabajo y aprendizaje Harold Jarche, “aquellos en posiciones de liderazgo y dirección deben encontrar maneras de nutrir la creatividad y el pensamiento crítico. Con demasiada frecuencia hay barreras organizacionales que lo impiden. El lugar de trabajo del siglo 21 tiene que ver con la comprensión de las redes, el entendimiento del modelado de redes y su fortalecimiento. Otro principio rector para el diseño organizacional moderno es el de relajar las jerarquías y fortalecer las redes.” La ley de Metcalfe continúa perturbando y transformando nuestras vidas personales y de negocios de una manera que nos confunde tanto como nos asombra.

En ningún lugar esta iluminada visión de liderazgo está más clara que en la organización mundial líder en servicios profesionales, Deloitte, y su innovador CEO Global, Barry Salzberg. Barry se refiere a su estilo de liderazgo como un “liderazgo conectado”, mientras dirige una organización cuyos integrantes tienen un alto nivel de educación y rendimiento.

“Mi trabajo es liderar a un grupo de líderes. Tenemos alrededor de 10,000 socios y a más de 200,000 empleados que operan en 47 empresas en más de 150 países generando más de 32,000 millones de dólares en ingresos. La única manera de hacerlo es a través de la construcción de una cultura de colaboración. Más importante aún, la colaboración es esencial para el éxito de nuestro negocio ya que trabajamos con empresas y gobiernos de todo el mundo para ayudarles a tener éxito. Se convierte en el fundamento de todo lo que hacemos”, dice Salzberg.

“Los resultados, como la estabilidad económica, la salud pública y el bienestar, la educación de alta calidad y la protección de los derechos humanos son demasiado amplias para que cualquier organización, o incluso todo un sector, las lleve a cabo de forma independiente. Así que la colaboración entre las instituciones y los grupos para abordar estas cuestiones es esencial”, continúa Salzberg. El liderazgo conectado también se ubica en el centro de la agenda de Salzberg para impulsar la innovación organizacional a través de la diversidad de la fuerza de trabajo, la adquisición y retención de talentos y las iniciativas humanitarias. “Todas están conectadas”, afirma Salzberg.

Salzberg es él mismo la personificación de la cultura que él ha ayudado a construir y moldear en Deloitte. Un constructor de consensos por naturaleza, Barry ascendió a través de la organización, garantizando que sus clientes estaban conectados a los mejores recursos y talento dentro de la organización para ayudar a resolver sus problemas. Fue socio de la dirección de servicio al cliente y socio de impuestos de Deloitte EU y se convirtió en una autoridad reconocida en materia de impuestos personales y corporativos. Fue nombrado socio en 1985, Socio Director en EU en 2003 y se desempeñó como director general de Deloitte EU de 2007 a 2011 antes de asumir su papel dce CEO global en junio de 2011.

También practica lo que predica cuando se trata de abrazar la importancia de las iniciativas humanitarias y filantrópicas. Él se centró en particular en la educación, la creación de oportunidades para que los líderes y la diversidad en el lugar de trabajo del futuro. Nacido y criado neoyorquino, Salzberg es presidente de la Junta de College Summit, presidente del Consejo Mundial de United Way of Trustees y es presidente emérito de la YMCA del área metropolitana de Nueva York.

Aunque es en gran medida un ciudadano del mundo y un líder global de una de las firmas de servicios profesionales más dinámicas y de mayor tamaño, sigue aplicando su sentido de tenacidad y resistencia a la conducción de su agenda de liderazgo conectado a la mejora de Deloitte y sus clientes.

Bruce H. Rogers es coautor del libro recientemente publicado rentable Profitable Brilliance: How Professional Service Firms Become Thought Leaders, disponible en Amazon.

 

Siguientes artículos

Reforma financiera: peligro en puerta
Por

México se ha sumado oficialmente a la corriente global de expansión crediticia con la aprobación ayer, en el Senado, de...